Francia admite que Renault contaminó más de la cuenta pero niega fraude

stop

La justicia ha registrado las oficinas de Renault, lo que ha provocado una caída del 10% de las acciones del grupo

El presidente de Francia, François Hollande / EFE

Barcelona, 14 de enero de 2016 (18:06 CET)

El gobierno francés, accionista de Renault, ha salido en defensa de la marca de coches, investigada por un posible fraude en las emisiones contaminantes. La ministra gala de Ecología, Ségolène Royal, ha admitido que se han detectado emisiones más altas de la cuenta pero negó que se trate de un fraude como el de Volkswagen. Las acciones de Renault han caído este jueves más de un 10% ante los temores de un nuevo caso VW.

El constructor también se ha defendido y ha asegurado que no hay pruebas de "la presencia de un programa de trucaje" en sus vehículos, tras los primeros exámenes llevados a cabo por la Dirección General de la Energía y el Clima, dependiente del Ministerio de Ecología y Energía.

CO2 y NOX

Ségolène Royal ha explicado que las pruebas de polución efectuadas en Francia tras el escándalo Volkswagen han constatado que Renault, y otras dos marcas extranjeras, han sobrepasado las normas de emisiones de CO2 y de óxido de nitrógeno (NOX), pero ha afirmado que no se ha constatado fraude.

Al término de una reunión de la comisión técnica independiente, la ministra ha precisado ante la prensa que ni Renault ni las otras marcas examinadas, salvo Volkswagen, utilizaron un programa de trucaje.

Royal ha detallado que hasta el momento se han analizado 22 vehículos, de los 100 que prevén examinar, y añadió que los registros efectuados en diversos locales de la firma gala no están relacionados con esos exámenes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad