Mikhaíl Fridman. Fuente: Letterone

Fridman no reanima DIA pese a transformar su modelo

stop

Los últimos datos del mercado reflejan que la cadena de supermercados sigue retrocediendo posiciones tras la llegada del nuevo propietario

Madrid, 27 de septiembre de 2019 (04:55 CET)

"Todos los días habrá mejoras y cambios, lo que llevará algún tiempo”. La frase es de Karl Heinz Holland, consejero delegado de DIA y mano derecha de Mikhail Fridman, el propietario de la cadena con todas las de la ley desde el pasado mes de mayo. Tienen inmersa a la compañía en una transformación de arriba a abajo. Y, aunque es muy pronto para calificar cómo está siendo su gestión, también es cierto que, durante los cuatro meses como nuevo dueño de la cadena de supermercados, cuesta encontrar síntomas de mejora.

Hasta el momento ha trascendido que la nueva dirección de DIA, con Holland a los mandos, apuesta más por las tiendas propias que por las franquicias — los franquiciados siguen insatisfechos y se han eliminado algunos de sus modelos — , quiere rescatar Clarel y vender Max Descuento.

El resultado, no obstante, no se refleja en los datos que recibe el mercado. Ayer, jueves, el consultor Kantar arrojó los últimos datos disponibles en su informe sobre el sector del Gran Consumo, que abarca los primeros nueve meses del año. El resultado: la compañía ha retrocedido un poco más durante 2019, añadiendo otra caída consecutiva a la que ya arrastraba en 2018.

El trabajo arroja que DIA sigue siendo la tercera cadena de supermercados por cuota de mercado, pero Mercadona y Carrefour, primera y segunda, respectivamente, cada vez están más lejos. Todo ello sin tener en cuenta que Lidl, la compañía cuyo modelo inspira a la nueva dirección de DIA — parte de sus grandes directivos han pasado por los supermercados alemanes— , va recortándole terreno.

Cierre de tiendas y menos ventas

El paso atrás de DIA en el mercado llega tras conocer la puesta en marcha del cierre de 219 tiendas a lo largo del pasado mes de junio. La empresa, que puso en marcha esta operación en paralelo a un primer Expediente de Regulación de Empleo (ERE), buscaba comprador por un total de 258 establecimientos, pero nunca apareció un candidato para hacerse con el grueso de la red.

La decisión se conoció a finales de mayo, cuando la directora de relaciones laborales de DIA informó a la comisión de seguimiento del ERE que la compañía renunciaba a colocar las tiendas y cerrar la mayor parte. Solo intentaría únicamente salvar 39 locales.

DIA con Fridman: menos tiendas, menos ventas y adiós a Max Descuento

Pero eso no es todo. El magnate ruso se ha puesto a revisar toda la red para llevar a cabo otro plan de cierres que permita rentabilizar el negocio. Es una decisión que trascendía después de cerrar el primer trimestre del año con unos números rojos de 144 millones de euros, pero todavía no se ha concretado.

Lo que sí se han materializado son las pérdidas de DIA, todavía mayores, en los resultados de la primera mitad de año, en la que se ha mostrado cómo las ventas han caído un 7% a nivel global, hasta los 3.400 millones de euros. Ello provocó que se desplomará el resultado bruto de explotación ajustado hasta los 33,2 millones de euros (un 83,9% menos) y que las pérdidas ascendieran a 418 millones de euros.

La mala noticia vino acompañada de otras. Se anunció un nuevo ERE en el grupo El Árbol, que supondrá el cierre de 30 tiendas Max Descuento y que afectará a un máximo de 210 empleados. La decisión está enmarcada en la desmantelación del negocio de distribución mayorista. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad