García Carrión se da de bruces contra la realidad del mercado

stop

El grupo cerró 2015 con un descenso de ventas y queda lejos de su objetivo de 950 millones de euros

Xavier Alegret

José García Carrión con la presidenta andaluza, Susana Díaz, en una visita a la fábrica de zumos Don Simón de Huelva / EFE
José García Carrión con la presidenta andaluza, Susana Díaz, en una visita a la fábrica de zumos Don Simón de Huelva / EFE

Barcelona, 15 de octubre de 2016 (01:00 CET)

J.García Carrión se colgó el cartel de primer grupo vitivinícola español e inició un ambicioso plan de crecimiento con dos metas en el horizonte: facturar 950 millones de euros en 2015 y alcanzar los 1.600 en 2020, como difundió su presidente, José García Carrión, en alguna entrevista. Sin embargo, los datos no le han acompañado. La primera meta ya se ha incumplido y la segunda está más lejos que hace un año, después de un 2015 en el que la compañía ha perdido fuelle.

El grupo productor de marcas como Don Simón y Jaume Serra cerró el pasado año con una cifra de negocio de 698,3 millones de euros, un 6% menos que en 2014, cuando los ingresos superaron los 743 millones. Por tanto, se quedó a 250 millones de euros de su objetivo anual y a más de medio camino de su meta en cinco años.
 
Este descenso se produjo en las dos principales líneas de negocio del grupo: los vinos (que incluye cavas y espumosos) y los zumos. Esta segunda línea, que abarca cremas, gazpachos, etc., es la que más dinero aporta a las arcas de la familia García Carrión. En 2015 fueron 385 millones, un 4,7% menos que en 2014. Los vinos dejaron 331 millones, un 7,5% menos.

Inversiones a la baja

La caída de los ingresos no estaba prevista por un grupo que ha hecho importantes inversiones en los últimos años precisamente para financiar su crecimiento. En el informe de gestión de 2015, García Carrión apunta que el camino a seguir es avanzar en la amortización de las inversiones maximizando el beneficio. De hecho, admite que el ritmo inversor va a bajar en los siguientes ejercicios.

A pesar del descenso de la cifra de negocio, el grupo ganó más dinero: 25,2 millones, un 49% más que los 16,9 millones de 2014. ¿Cómo consiguió este incremento? Por un lado, con una reducción de costes ordinarios y provisiones, que dispararon el resultado de explotación hasta los 56,6 millones. Por el otro, reduciendo costes financieros.  

García Carrión redujo en 20 millones sus gastos de gestión, de 232 a 212 millones. Los gastos de personal también bajaron, de 36,3 millones a 35,9 millones. Pero donde pudo cuadrar los números fue con las provisiones, que redujo de 416 a 379 millones de euros. Por lo que respecta a los gastos financieros, los disminuyó de 28,2 a 20,8 millones de euros.  

Diversificación  

El 60% de los beneficios del grupo García Carrión corresponden a la matriz (15,4 millones de euros), que absorbe buena parte del negocio de sus filiales, como el fabricante de cava Jaume Serra, que realiza el cava que luego su matriz vende. Además, hay tres filiales que ganan más de un millón: JGC La Mancha, que produce vino de Valdepeñas, Cítricos de Andévalo, que fabrica los zumos, y J. García Carrión Jumilla, de vino de Murcia.

El grupo también cuenta con bodegas de vino en La Rioja y Ribera del Duero, de cava en el Penedès y comercializadoras en Estados Unidos y Marruecos. Pero su producto estrella es el vino en tetra brick Don Simón, marca con la que también vende tinto de verano y sangría, zumos, gazpachos, salmorejos y caldos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad