Gay de Montellà mantiene el pulso con Mas y abandona las mesas de negociación

stop

Foment renuncia a nombrar a sus representantes en el CTESC y el Consell de Relacions Laborals después de que el Govern le diera sólo el 50% de la representación empresarial

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el de la patronal Foment del Treball, Joaquim Gay de Montellà

en Barcelona, 17 de noviembre de 2015 (22:00 CET)

Nuevo capítulo en la guerra entre la gran patronal catalana, Foment del Treball, y el Govern de Artur Mas. La oposición de Foment al nuevo reparto de la representación empresarial, al 50% con Pimec, ha llevado a la organización que preside Joaquim Gay de Montellà a abandonar dos mesas de negociación claves en la concertación social en Cataluña: las del Consell de Treball, Econòmic i Social (CTESC) y del Consell de Relacions Laborals.

Foment ya hizo lo propio en el Servei d'Ocupació de Catalunya (SOC), el servicio de empleo catalán, hace un mes, pero estos casos son distintos. En el SOC había que constituir un nuevo consejo de dirección y el consejero de Empresa, Felip Puig, decidió dar el 50% de la representatividad a cada una de las patronales representativas –Foment y Pimec– mientras se resolvía a cuantas empresas representan cada una, algo que debían hacer en cumplimiento de un decreto del Govern del mes de septiembre.

Cambios en plenos ya constituidos

A pesar de que el ejecutivo catalán paralizó la reforma de la representatividad a principios de este mes, como avanzó Economía Digital, a causa del recurso de Foment ante la justicia, se está dedicando a reformular las representaciones de las patronales en algunos órganos. Por eso los casos del CTESC y del Consell de Relacions Laborals son distintos al SOC, porque no había que constituirlos sino que ha sido un cambio, en plenos ya constituidos, hecho de forma proactiva por el Govern.

En ambos organismos, Foment tenía un 75% de representatividad hasta la entrada de Fepime, patronal de pymes vinculada a Foment. La patronal de Gay de Montellà le cedió una silla a su filial pero Felip Puig decidió, en julio, apartar a Fepime de las mesas de diálogo, dando la razón a las reclamaciones de Pimec.

Como consecuencia de la salida de Fepime, el Govern ha repartido al 50% las sillas en vez de dejarla en un 75%-25%, como estaba antes. Concretamente, ha dado 6 sillas a Foment y 6 a Pimec en el CTESC y 4 a cada una en el Consell de Relacions Laborals.

Esperan los argumentos

Ante este reparto, que Foment considera injusto, como la exclusión de Fepime, la organización ha decidido no responder a las peticiones de nombramiento de sus miembros en dichos organismos y dejará las sillas vacías.

La patronal ha pedido al Govern que argumente judicialmente y objetivamente cómo se ha realizado el reparto y, si la respuesta es la misma que con el SOC (decisión salomónica), con toda probabilidad seguirá el mismo camino y acudirá a la justicia.

Se da la caprichosa casualidad que, con la expulsión de Fepime de las mesas de negociación por parte de Puig, quien perdió la silla fue David Garrofé, secretario general de CECOT, que estaba en el Consell de Relacions Laborals en representación de Fepime.

CECOT, que está adherida a Foment a través de Fepime, pasa por ser uno de los grandes apoyos patronales de Mas y está en una pugna interna con Foment.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad