El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre (i), y el secretario general de esta patronal, David Tornos (d). /FTN

La Generalitat medirá a las patronales para asignarles sus cuotas

stop

La Generalitat opta por iniciar el proceso para reasignar las cuotas de representación patronal si no hay un acuerdo entre Foment, Fepime y Pimec

Josep Maria Casas

Economía Digital

El presidente de Foment, Josep Sánchez Llibre (i), y el secretario general de esta patronal, David Tornos (d). /FTN

Barcelona, 11 de febrero de 2019 (19:53 CET)

La Generalitat está dispuesta a medir la representatividad de las patronales catalanas para asignarles nuevas cuotas en las mesas de negociación. Solo parará este proceso si Foment del Treball y Pimec alcanzan un acuerdo que haga innecesario el recuento. Así lo comunicó el secretario general del departamento de Trabajo, Josep Ginesta, en la reunión que mantuvo este lunes por la tarde con los secretarios generales de Foment del Treball, David Tornos; Fepime, César Sánchez; y Pimec, Antoni Cañete.

La decisión de la Generalitat de iniciar el recuento patronal satisface a Pimec, que instó este proceso, pero no a Foment ni a Fepime. Desde Foment, que preside Josep Sánchez Llibre, se insiste en que mantendrán el diálogo con Pimec para intentar llegar a un acuerdo. Subrayan que el recuento “no es la mejor solución” para distribuir las cuotas patronales.

No solo está en juego la cuota de representación en las mesas de negociación sino también el reparto de las subvenciones institucionales. Foment calculó estas subvenciones en más de dos millones de euros anuales.

En la actualidad, Foment ostenta una representatividad del 60%; Fepime, del 15%, y Pimec, del 25%. Esta última patronal, liderada por Josep González, plantea que Pimec y Foment se repartan la representatividad patronal a partes iguales. Fepime quedaría fuera, aunque al estar vinculada orgánicamente a Foment sería esta última patronal la que le tendrían que encontrar un acomodo.

Foment rechaza el preacuerdo firmado por Gay de Montellà

Ginesta ha optado por cumplir el preacuerdo alcanzado en julio del pasado año entre la Consejería de Treball, Pimec y Foment. El acuerdo contemplaba el inicio del recuento antes del 15 de septiembre y, en el caso que no se efectuase, la implantación de un criterio de paridad entre las dos patronales.

El documento lleva la rúbrica de los entonces secretarios generales. Sin embargo, cuando se firmó en julio, al frente de Foment estaba Joaquim Gay de Montellà como presidente y Joan Pujol como secretario general. El primero no se presentó a las elecciones de noviembre y el segundo dejó el cargo a petición propia poco después. Sánchez Llibre nunca aceptó las condiciones de aquel preacuerdo.

Pimec instó hace unos días a la Generalitat a iniciar el recuento patronal en cumplimiento de aquel acuerdo. La semana pasada convocó a sus asociaciones empresariales para informarles del proceso.

Sin embargo, Foment advierte sobre como debe efectuarse el recuento. Exige que no se tengan solo en cuenta criterios sobre el número de empresas o el pago de cuotas, como contempla el decreto de la Generalitat, sino el número de trabajadores de las empresas afiliadas o su facturación. Fuentes de esta patronal aseguran que el decreto es recurrible ante los tribunales.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad