Grifols solo gana un 1,1% más por las amortizaciones e impuestos

stop

Los márgenes se ven afectados por la caída de los royalties en la unidad de diagnóstico transfusional reconocidos durante 2015, muy disminuidos en este ejercicio

El presidente de Grifols, Víctor Grífols, con su hermano Raimon. EFE

Madrid, 28 de julio de 2016 (09:16 CET)

Grifols, la compañía productora de hemoderivados, ha cerrado el primer semestre de 2016 con un beneficio de 264,4 millones de euros, apenas un 1,1% más que un año antes. Si bien se ha recogido el efecto positivo de determinadas inversiones financieras de la compañía, el mayor gasto en amortización y el aumento de la tasa impositiva ha lastrado las cuentas.

Dos aspectos que afean el incremento, en un 2,7% de la cifra de negocios, hasta rozar los 1.952 millones de euros. Ingresos repartidos de manera desigual. Crecen un 7% los de la división Bioscience, con crecimientos significativos en las ventas de IVIG, alfa1-antripsina y albúmina.

Reparto desigual de ingresos

Peor comportamiento registraba la división Diagnostic. Los 317 millones de ingresos, casi un 8% menos, se ven lastrados por los mayores ingresos reportados en los seis primeros meses de 2015 de los contratos de tecnología NAT suscritos en Japón, así como los derivados del antiguo contrato con Abbott para la producción de antígenos. 

Los ingresos de la División Hospital representan el 2,4% de los ingresos totales del grupo y se han situado en 46,5 millones de euros, frente a los 49,3 millones de euros reportados en el mismo periodo de 2015.

Ralentización de concursos de la línea Pharmatech

Continúan afectados por la ralentización de concursos relacionados con la línea de Pharmatech (que incluye logística hospitalaria) en determinados países latinoamericanos y del servicio de Fabricación a terceros. 

El ebitda de Grifols se ha mantenido estable en 553,6 millones de euros, un 1,3% menos, con un margen del 28,4 sobre los ingresos. No obstante, los márgenes siguen afectados por la caída de los royalties relacionados con la unidad de diagnóstico transfusional reconocidos durante 2015, que disminuyen significativamente en 2016.

También afecta negativamente el funcionamiento simultáneo de las dos plantas de fraccionamiento de Clayton (Carolina del Norte, Estados Unidos) mientras se traspasa toda la producción a la nueva planta y por el efecto de la mayor amortización tras su progresiva puesta en marcha.

Casi 4.000 millones de deuda

A finales del primer semestre de 2016, la deuda financiera neta de Grifols se ha situado en 3.921 millones de euros, incluyendo 807 millones de euros en caja una vez descontado el pago en junio del dividendo final ordinario correspondiente al ejercicio 2015 por importe de 93,2 millones de euros, además de las inversiones realizadas en Interstate Blood Bank y Singulex, entre otras.

De esta manera, su ratio de endeudamiento se sitúa en 3,39 veces el ebitda, ligeramente superior a las 3,19 veces registradas en diciembre 2015. Sin considerar los efectos de la variación de tipos de cambio, se sitúa en 3,45 veces.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad