Guerra a muerte entre accionistas por el control de la catalana Fersa

stop

GUERRA ACCIONARIAL

Parque solar fotovoltáico

21 de mayo de 2012 (20:54 CET)

Si fructifica la OPA que ha lanzado la empresa danesa Greentech Energy System sobre la sociedad Fersa, una gestora de parques eólicos radicada en Catalunya, algunas de las más notables familias del empresariado catalán (Godia, Daurella, Sumarroca, García Nieto, Serra Farré, etc.) así como algunas entidades financieras catalanas renombradas como Banco Marenostrum, Sabadell, Catalana Occidente y La Caixa (a través de la adquisición de Banca Cívica) podrían salir muy malparados con cuantiosas pérdidas por su inversión.

El hecho que la CNMV haya aprobado finalmente la oferta de adquisición inquieta sobremanera al grupo de accionistas importantes que controlan el consejo de administración.

En primer lugar a Banca Cívica, que a través del Grupo Empresarial Enhol controla el 22,44% del capital adquirido en 2008 mediante una aportación de activos que fueron valorados a 4,26 euros la acción. A precio de OPA, su participación valdría poco más de 12 millones de euros cuando en libros está valorado a más de 131 millones. La minusvalía sería tremenda.

Los implicados

A Banco Marenostrum, que en su reciente proceso de fusión ha unido varios paquetes accionariales hasta totalizar casi el 8%, le sucede algo idéntico. Cuando en 2008 Caja Granada entró en el accionariado mediante aportación de activo lo hizo al mismo precio de 4,26 euros la acción. En este caso, las minusvalías latentes ascienden a algo más de 43 millones.

La situación de Banc Sabadell es un clon de las dos anteriores con idéntica circunstancia. Sus pérdidas en caso de acudir a la OPA serían también cuantiosas, 20 millones, más del 90% de la inversión.

Importantes familias afectadas

Con la aseguradora de la familia Serra pasa tres cuartos de lo mismo. Catalana Occidente que había llegado a ser el accionista mayoritario de la eléctrica ahora controla el 7,51% del capital. Entró en 2005 cuando el valor se movía en los entornos del euro por acción. En su caso solamente pierde algo más de seis millones.

La situación es muy similar con el resto de participaciones accionariales de BCN Godia, propiedad de la vicepresidenta de Abertis, Liliana Godia; de la Comsa Emte de las familias Miarnau y Sumarroca, con el 7,7%; de Alfonso Libano Daurella, CEO de Cobega, concesionaria de Coca-Cola en España, con el 2,7%; etc.

La negativa evolución de los mercados en general y de la cotización de la acción de Fersa en particular no ha hecho sino que agravar la situación. Fersa que hace un año cotizaba en la Bolsa española por encima de los 1,3 euros la acción ha visto desplomarse el valor hasta los actuales 36 céntimos de ayer perdiendo más de las dos terceras partes de su valor.

La batalla

En este contexto, la danesa Greentech, controlada por la italiana GWM Renewable Energy II, ha visto la posibilidad de aprovecharse de esta situación. Apuntar que el expresidente de Fersa, Josep María Roger, antes de ser destituido en su cargo, el pasado marzo, había iniciado contactos con la danesa para explorar la posibilidad de su entrada en el accionariado.

Frente a la OPA hostil de Greentech el actual equipo directivo con el presidente, Francesc Homs, antiguo conseller de Economía de la Generalitat y actual socio del bufete Roca Junyent, a la cabeza intentan tirar adelante otro tipo de gestión que salve los muebles para los accionistas. De entrada rechazan de plano la OPA y apuestan por seguir en solitario.

Este plan estratégico pasa por la venta de activos y una sustancial reducción de la deuda para intentar volver a la rentabilidad. En 2011 Fersa perdió 102 millones de euros y 48 millones el anterior.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad