H&M da marcha atrás comercial por la crítica de los ecologistas

stop

MALTRATO ANIMAL

El CEO de H&M, Karl Johan Persson

17 de diciembre de 2013 (19:51 CET)

La multinacional sueca H&M ha decidido dar marcha atrás en la comercialización de sus prendas elaboradas con piel de conejo de Angora. La decisión se ha tomado después de que saltara a la luz la escandalosa forma con la que se obtiene este pelaje.

La encargada de revelar los detalles ha sido la organización no gubernamental (ONG) Peta --dedicada a la protección de animales--. La asociación ha difundido un vídeo en el que se muestra a granjeros asiáticos despellejando vivos a estos animales para después comercializar el pelo. Junto a la sueca, otras firmas del sector como la empresa británica Topshop, Calvin Klein o Tommy Hilfiger se han visto salpicadas por el escándalo.

Maltrato inaceptable

La compañía ha suspendido la producción de todos los artículos elaborados con este pelo. “H&M detendrá de inmediato la producción de todos los productos de angora hasta que podamos garantizar que se actúa según nuestra estricta política de producto”, asegura la dirección de la multinacional. “No aceptamos ningún tipo de maltrato. Solo aceptamos productos realizados con pelo de conejo de angora proveniente de granjas con buenas prácticas”, añade.

Pero no es la única medida que ha tomado la empresa textil. Fuentes de la dirección en España sostienen que cualquier cliente que quiera devolver algún producto elaborado con piel de conejo de angora podrá hacerlo sin problema. Además se les devolverá el importe. Eso sí, las prendas que todavía se comercializan no se han retirado. La prioridad ha sido congelar los nuevos pedidos.

Este medio se ha puesto en contacto con otro gran grupo textil, Inditex, pero por el momento no se ha pronunciado acerca de este nuevo escándalo que se cierne sobre el sector.

Escándalos en el sector textil

El vídeo The Truth Behind Angora Fur, colgado en Youtube --sólo apto para adultos--, muestra, de manera explícita, como los animales chillan mientras se les arranca de manera muy agresiva el pelo. La práctica se repite cada tres meses durante un periodo de dos o tres años, según Peta. Y es que el pelaje de esta cría de conejo está muy cotizado en la industria del textil.

Se utiliza para elaborar jerseys o complementos como el forro de muchos de los guantes que se venden entre las principales empresas del sector. Pero H&M no está dispuesta a ver como se hunde su imagen. Todavía menos después de los efectos del derrumbe de la fábrica de Blangladesh que provocó la muerte de cerca de 900 trabajadores y que puso en entredicho las prácticas comerciales de la industria de la moda.

Acceda al vídeo de Peta (puede herir la sensibilidad del lector)
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad