Havas deja morir a la agencia que iba a revolucionar el sector en España

stop

Wonderland pasa a convertirse en una administración mancomunada sin empleados ni facturación

Imagen de campañas de Havas que se muestran en la página web

Barcelona, 28 de enero de 2015 (18:41 CET)

Havas es uno de esos nombres que domina el mundo de la publicidad desde su sede en Puteaux, Francia. La multinacional cuenta con multitud de empresa a través de sus tres divisiones. Un entramado mundial que en 2007 sumó una nueva empresa para el mercado español: Wonderland. Justo a las puertas de la crisis económica, el grupo galo --quinto a nivel mundial-- quiso probar suerte con una agencia de comunicación poco al uso con la que sus impulsores pretendían revolucionar el sector en España.

La empresa quería ir a caballo entre la agencia de publicidad, el servicio de marketing y la agencia de medios. Wonderland nació bajo el control de Ricardo Urías, que asumió el cargo de director general del proyecto, y José María Batalla como máximo responsable creativo. Durante sus primeros pasos, el equipo veía evidente la necesidad de reinventar el modelo de negocio con un proyecto que cambiara las reglas. Pero ocho años después, se ha convertido en una empresa fantasma.

Nueva administración mancomunada


Pese a seguir vinculado a uno de los mayores grupos de publicidad y medios del mundo, Urías ya no forma parte del consejo de administración de Wonderland. Y como él, otros tres antiguos miembros.

Tanto Pablo Ramon Díaz como Ivan Kindler von Knobloch --consejero delegado de Havas Wanalaby-- y Miguel Prieto han sido cesados de la cúpula de esta compañía que nació bajo el sello de la multinacional francesa. Una agencia de publicidad que ha pasado a tener una administración mancomunada que controlan José María Frigola --también cesados de su cargo como presidente-- y Álvaro García.

Sin facturación ni plantilla


La empresa sigue registrada como si todavía latiera su corazón, pero lo cierto es que ni factura ni cuenta con una plantilla de empleados. "No se disuelve por si en un futuro se necesita", matizan fuentes de la multinacional de origen francés. El tiempo dirá si la creatividad de Wonderland vuelve a la vida.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad