ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola. EFE

Iberdrola baja sueldos un 10% pero no recortará plantilla (de momento)

stop

La mayor energética española llega a un principio de acuerdo con la plantilla para el nuevo convenio

Barcelona, 21 de noviembre de 2020 (06:55 CET)

Iberdrola ha llegado a un principio de acuerdo con la mayoría de la representación de la plantilla para el VIII convenio colectivo, cuya vigencia irá de 2021 a 2024 si es ratificado. Tras a penas dos meses de negociación, ha conseguido convencer a parte de los sindicatos al eliminar el recorte de empleo inicialmente propuesto y minimizar la rebaja salarial al 10%.

Los sindicatos CCOO, USO, SIE y ATYPE firmaron este jueves por la noche con Iberdrola el principio de acuerdo para el convenio, mientras que la UGT y el sindicato vasco ELA no lo rubricaron y se oponen al mismo. Pese a no haber unanimidad, los firmantes tienen mayoría, lo que debería garantizar que se selle el pacto con la ratificación por parte de cada central tras consultar a sus delegados.

El acuerdo supone algunos recortes de condiciones laborales para la plantilla. El gigante energético que preside Ignacio Sánchez Galán planteó, como hizo también Naturgy, un convenio para una situación de deterioro de la economía y del sector. En plena pandemia de coronavirus, Iberdrola planteó que sobraba el 15% de la plantilla en España, es decir, 1.450 trabajadores, pese a elevar su beneficio.

Iberdrola planteó que sobra el 15% de su plantilla en España, pero el recorte no se ha concretado

Con esta carta sobre la mesa, el inicio de las negociaciones fue complicado, pero las posturas se fueron acercando en el caso de algunos de los sindicatos, los que han terminado firmando, a medida que las propuestas de máximo se fueron matizando.

Todas las centrales sindicales se opusieron a recortar personal y la medida no llegó a formalizarse. Con crecimiento de beneficios, de inversiones en todo el mundo e incluso en bolsa, donde Iberdrola acecha a Inditex como la empresa más valiosa del Íbex, eran difíciles de justificar.

Pero el recorte salarial sí que aparecerá en las condiciones laborales para el próximo cuatrienio. Eso sí, como suele pasar a menudo, la rebaja del 10% pactada para el sueldo base no afectará a la plantilla ya contratada sino a los nuevos. Eso sí, la antigüedad, que en miles de empresas se eliminó o congeló ya en la anterior crisis, se reduce: pasará de contarse en trienios a quinquenios, lo que a la larga supone pérdida de poder adquisitivo.

Torre de distribución eléctrica de Iberdrola

Desde la UGT, que se opone al acuerdo, lamentan esta bajada y que “no se ha movido ni una coma del modelo de incremento salarial”, pues pedían más mejoras. También que se han reducido algunos permisos, indemnizaciones y compensaciones, como por traslado, desplazamientos, comidas.

Otro de los sindicatos, USO, que pedía un plan para la incorporación de personal que rejuvenezca la plantilla e incorpore nuevos perfiles, destaca que Iberdrola se ha comprometido a contratar a 500 personas en España en los cuatro años de vigencia del convenio. También “a compensar al menos parcialmente los planes de salida”, lo que implica que si hay esos planes, se producirá un recorte de plantilla.

Iberdrola mejora beneficios pese a la pandemia

Iberdrola ganó 2.681 millones de euros entre enero y septiembre de 2020, periodo en el que fue de las pocas empresas del Íbex que ganó más que el año pasado, un 4,7% más. Y eso que la crisis de la Covid-19 le costó 203 millones de beneficio neto por la caída de la demanda energética y el incremento de las provisiones ante posibles insolvencias.

La energética vasca sumó más de 24.000 millones de ventas en los nueve primeros meses del año, en los que realizó unas inversiones brutas de más de 6.600 millones. Su plantilla en todo el mundo supera las 35.000 personas.

Hemeroteca

Iberdrola
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad