Iberdrola, o cómo ganar incluso en la derrota

stop

Pese al traspié de España en Maracaná, la energética ve reforzada su posición en Brasil, donde desarrolla un macroproyecto eólico

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, junto a Vicente del Bosque y Angel María Villar

01 de julio de 2013 (08:43 CET)

No pudo ser. España volvió a quedarse sin el último título que falta en sus vitrinas. En el incomparable marco de Maracaná, la Roja sufrió una dolorosa derrota a manos de Brasil (3-0). Un traspié que, a pesar del lunar de una final que no se libró de las protestas y disturbios, seguirá suponiendo un jugoso retorno a las inversiones de los patrocinadores de la Federación. Y no solo reforzando su presencia mediática, sino también afianzando sus proyectos tanto en suelo español, como más allá de nuestras fronteras.

Es el caso de Iberdrola, socio patrocinador de la RFEF desde noviembre de 2009, cuando recogió el testigo de CaixaBank. Sin embargo, hace tiempo que la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán ha dejado de ser una empresa de ámbito estrictamente nacional. Especialmente, después de las adquisiciones de Scottish Power (2006), la estadounidense Energy East (2008) y la brasileña Elektro (2011), que la han convertido en una de las multinacionales energéticas más importantes del mundo.

Brasil, “objetivo número uno”

En la actualidad, “entre el 80 y el 90% del negocio de la compañía se encuentra fuera de España”, sostiene una fuente próxima a la compañía. Y Brasil, uno de sus grandes retos: “Se trata del país número uno en dispositivos renovables y del objetivo número uno de Iberdrola en el ámbito de la eólica tradicional”.

De ahí, la importancia del golpe de efecto asestado en esta Copa Confederaciones por el 'Impulsor Oficial de la Selección'. “Evidentemente, el fútbol de la selección española beneficia muchísimo la imagen de la compañía” en un país en el que ahora mismo está desarrollando un macroproyecto de diez parques eólicos y unos 290 megavatios. “El mayor de energía eólica onshore (en tierra)” del país”, bajo la firma de Força Eólica do Brasil, la joint venture creada en colaboración con el holding local Grupo Neoenergía.

Clientes, valores... y concursos


Por tanto, y además de fidelizar a sus clientes y contagiarse de los valores que representa un bloque como el de Vicente del Bosque, el auténtico partido de Iberdrola se disputa en los concursos de concesión de obra. “Por eso es importantísimo que te reconozcan bien. Y dar esa imagen de eficiencia, seguridad y cumplimiento de plazos. Aunque evidentemente no se ganen solo por patrocinar a la selección, sino que se consiguen con una gran oferta, un proyecto serio, precios adecuados y un margen de cumplimiento de plazos serio”.

A la espera de la renovación o no de su convenio de colaboración con la RFEF en 2014, desde Iberdrola no niegan que el patrocinio de la selección de fútbol ha sido hasta el momento “la mejor” apuesta publicitaria que ha podido hacer la compañía. Un “acierto total” en términos de márketing, a pesar de los 3,5 millones de euros anuales que cuesta la condición de socio patrocinador de la selección. Y una inversión que después de los éxitos de la Roja quedará más que rentabilizada. En la victoria y en la derrota. En España y en Brasil.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad