Iberia y sus pilotos, al borde de la ruptura total

stop

CONFLICTO LABORAL

Iberia Business Class

22 de diciembre de 2011 (20:28 CET)

Las negociaciones entre Iberia y el sindicato de pilotos Sepla se tensan aún más. La huelga del 29 de diciembre sigue en pie con pocas posibilidades de que se desconvoque.

La aerolínea de bandera ha iniciado la selección de los nuevos pilotos para su filial de medio radio, con anuncios a toda página en la prensa española, y además proclama que “Iberia Express no es negociable”.

Las últimas reuniones entre empresa y sindicato distan del acuerdo. Sepla considera una provocación los anuncios que publicitan el proceso de selección de nuevos pilotos. “La empresa mantiene su actitud de provocación al coincidir en el mismo día de la reunión del comité de huelga la publicación de la apertura de contrataciones de pilotos”, insiste la agrupación de aviadores.

Los pilotos tradicionales recuerdan que “Iberia lleva tiempo intentando contratar sin éxito, sólo han conseguido pasar los requisitos de la convocatoria de personal cinco pilotos procedentes de otras compañías”, según el sindicato.

Por su parte, Iberia pone en duda la veracidad de los datos del Sepla y recuerda que “sólo la compañía tiene acceso al proceso de selección” y que sólo en el seno de la compañía conocen el número de aspirantes y los candidatos seleccionados. “Han llegado muchísimas peticiones”, subraya, sin embargo, la empresa.

Una agenda apretada


El sindicato hace hincapié en el hecho de que Iberia prevé “sacar 40 aviones de la matriz para la low cost. Además, denuncian que se pretende “reducir en 5.000 puestos de trabajo la plantilla actual y contratar tan sólo 1.500 personas” para la nueva franquicia.

Desde el sindicato lamentan la postura de Iberia por lo que han propuesto más encuentros los próximos días. La empresa presidida por Antonio Vázquez ha respondido que “no disponía de agenda libre” hasta el próximo 27 de diciembre, dos días antes de la huelga.

Posturas irreconciliables


La nueva filial de la aerolínea española se creó el pasado 6 de octubre y empezará a volar a finales de marzo. “Es una decisión del ámbito empresarial que no perjudica ni afecta al personal de Iberia”, remarcan desde su comité de dirección.

Las negociaciones entre pilotos e Iberia se han prolongado durante dos años. El tira y afloja entre la compañía y los comandantes se centra en la interpretación del convenio actual. Como alternativa a Iberia Express, los pilotos ofrecían un recorte de un 50% del salario y reducciones de tiempo de escala de 45 a 25 minutos.

Sin embargo, las alternativas suponen un ahorro de 15 millones frente a los 100 millones anuales que prevé Iberia con la nueva operadora. “La propuesta de Sepla supone un ahorro insuficiente”, según los portavoces oficiales. “Sepla no acude a los juzgados porque la nueva filial no incumple ningún acuerdo”, rematan desde Iberia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad