stop

Juan Luis Cebrián dejará este viernes la presidencia del grupo PRISA. Le sustituirá Javier Monzón, consejero del Santander y cercano a la familia Polanco

P.J.

Los Polanco echan a Cebrián tras recuperar el control de PRISA. Juan Luis Cebrián, presidente de Prisa, en la junta de accionistas de 2017. EFE

Barcelona, 10 de octubre de 2017 (13:42 CET)

Juan Luis Cebrián dejará este viernes de ser el presidente del grupo Prisa. El máximo ejecutivo del holding de medios dejará su puesto a Javier Monzón, ex presidente de la tecnológica Indra, en el consejo previsto para el final de la semana. Monzón es además cercano a los Polanco, segundos inversores del grupo y contrarios a las últimas maniobras de Cebrián para enderezar el rumbo de la empresa, en especial la venta de la editorial Santillana.

De esta manera culminan los intentos de varios inversores del grupo para descabalgar a Cebrián. Por encima de todos el fondo francés Amber Capital, máximo accionista (19%), que se opuso frontalmente a deshacerse de Santillana, principal activo de la empresa editora de El País. Los Polanco (17,5% de las acciones, a través de Rucandio S.A.) también rechazaron este movimiento.

Pero el paso clave para substituir a Cebrián lo han dado el resto de inversores, grandes cotizadas que ya salieron al rescate del conglomerado de medios hace ahora un lustro, cuando el poderoso holding mediático se encaminaba hacia la bancarrota. 

Tras mostrarse reacios durante meses a forzar la salida del veterano ejecutivo, Telefónica (13%), HSBC (9%), Caixabank (4,9%) y Banco Santander (4%) aceptan ahora un nuevo vuelco en el consejo del grupo. El objetivo: tratar de asegurar la viabilidad económica de Prisa y, sobre todo, recuperar al menos una pequeña parte del dinero invertido en el pasado.

Ampliación millonaria

A cambio de no vender Santillana, que hoy en día aporta más de la mitad de la facturación del holding, Prisa ampliará capital por alrededor de 400 millones de euros. La operación, adelantada por El Confidencial semanas atrás, previsiblemente se aprobará también este próximo viernes. Y a ella acudirán los principales accionistas del grupo, reacios hasta ahora a poner más dinero sobre la mesa si no se producía un giro radical en la dirección de la empresa.

Al capital obtenido con la ampliación hay que sumar el dinero conseguido por la venta de la filial portuguesa Media Capital. La cuestión es si estos ingresos servirán para hacer frente a los vencimientos de deuda que afronta el grupo en los próximos meses.

Todo ello ocurrirá ya bajo la dirección de Monzón, directivo bien relacionado con las altas esferas del poder empresarial de Madrid, incluido el propio rey emérito Juan Carlos I. El ejecutivo presidió Indra durante más de dos décadas (1992 - 2015)  y actualmente es consejero de Banco Santander. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad