La Audiencia procesa a Benjumea por las indemnizaciones millonarias

stop

La jueza le atribuye un delito de administración desleal. El ex presidente de Abengoa recibió 11,4 millones de euros tras su cese, a pesar de que siguió vinculado al grupo

Felipe Benjumea, acompañado, junto a las dependencias de la Audiencia Nacional, en Madrid | EFE

Madrid, 13 de enero de 2017 (13:16 CET)

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha propuesto este viernes llevar a juicio al actual presidente de Abengoa, Antonio Fornieles, al expresidente, Felipe Benjumea, y al ex consejero delegado, Manuel Sánchez Ortega, por las indemnizaciones millonarias que se otorgaron a la antigua cúpula.

Benjumea y Sánchez Ortega recibieron al dejar la empresa 11,4 y 4,5 millones de euros, respectivamente, aunque ninguno de ellos, precisa la magistrada, llegó a desvincularse totalmente de la compañía.

En el auto, que supone el fin de la instrucción y el primer paso para sentar en el banquillo a los investigados, Lamela incluye también a la expresidenta de la comisión de Nombramientos y Retribuciones, Mercedes Gracia, y a la actual vicepresidenta de la compañía Alicia Velarde, que al igual que Fornieles integraban y asistieron a la reunión de dicha comisión que acordó el pago de las indemnizaciones millonarias. Todos ellos están acusados de un delito de administración desleal.

"No acordes con los resultados"

En septiembre de 2015, cuando se formalizó la aparente salida de la entidad de Benjumea y Sánchez Ortega, se les concedieron unas indemnizaciones por cese anticipado de 11,4 y 4,5 millones de euros, unas cantidades que la magistrada considera que "no parecen acordes con los resultados empresariales de la sociedad" en aquel momento.

Sólo dos meses después, el 25 de noviembre de 2015, Abengoa presentaba en los juzgados mercantiles una solicitud de preconcurso de acreedores.

Lamela puntualiza que ni Benjumea ni Sánchez Ortega se desvincularon totalmente de Abengoa, ya que un mes después de dejar su cargo, Ortega firmó un contrato de prestación de servicios por el que seguiría cobrando la remuneración que le correspondería como consejero delegado.

Por lo que respecta a Benjumea, fue nombrado consejero dominical y presidente no ejecutivo en la misma reunión en la que fue cesado, cargos por los que recibiría una retribución bruta anual de 1.086.000 anual y mantendría su cotización a la Seguridad Social.

Más despidos en las filiales

El mismo día que se conocía esta decisión, la compañía continuaba su reducción de costes a cuenta de las plantillas que integran sus diversas filiales. La multinacional sevillana ha cerrado dos nuevos acuerdos en Abencor y Abeinsa para acrecentar los despidos en el grupo. En el primer caso, el ERE afectará a 34 empleados, mientras que en el segundo 160 trabajadores abandonarán la empresa mediante un ERTE (expediente de regulación temporal de empleo).

Según ha informado este viernes la empresa, los afectados en Abencor proceden de los almacenes que la comercializadora gestionaba en diferentes provincias de España. En Abeinsa los despidos están vinculados a proyectos que no se ejecutarán en diversas zonas del país.

Para Abengoa, este nuevo proceso se enmarca en "el complejo proceso de reestructuración" en el que la empresa está inmersa. Según los datos facilitados por el grupo a septiembre de 2016, un total de 9.000 trabajadores han sido despedidos desde el inicio de la crisis de la multinacional.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad