Abengoa sale del preconcurso con 5.413 millones de pérdidas

stop

Se apunta un deterioro de 4.227 millones por la paralización generalizada de los negocios, sobre todo en activos de bioenergía y líneas de transmisión

Sede de Abengoa en Sevilla

Madrid, 15 de noviembre de 2016 (08:18 CET)

Una semana después de que el juez de lo Mercantil 2 de Sevilla homologara el contrato de reestructuración financiera para respaldar el plan de viabilidad, la multinacional sevillana Abengoa ha presentado las cuentas al cierre del tercer trimestre de 2016, con unas pérdidas de 5.413 millones de  euros, según la nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

Un agujero derivado del reconocimiento de un deterioro de determinados activos por importe de 4.227 millones de euros, provocado por la ralentización generalizada del negocio.

Buena parte de estas provisiones se relacionan con pérdidas contables por la menor valoración de los activos de bioenergía en EEUU, Europa y Brasil, de líneas de transmisión en Brasil, de las plantas de generación en México y de las plantas solares en Chile.

Plantas de EEUU, al amparo del Chapter 11  

En bioenergía, el deterioro asciende a 1.976 millones por el menor valor de plantas de etanol de primera y segunda generación americanas, que se encuentran al amparo del denominado Chapter 11 en EEUU, con el impacto por la pérdida de control de la planta de Rotterdam tras el proceso de quiebra y liquidación, así como con la minusvalía registrada en las plantas de Brasil ante una eventual desinversión de las mismas.  

Además, se ha producido un deterioro de 982 millones de pérdida de valor de las líneas de transmisión brasileñas tras el proceso de venta iniciado en el marco del procedimiento de recuperación judicial previsto en la legislación brasileña.

Previsión de compensar pérdidas con quitas y ampliaciones de capital

Abengoa también ha contabilizado impactos negativos adicionales por importe de 1.269 millones, debidos a la venta, no continuidad de negocios o hibernación de ciertos proyectos y a la pérdida reconocida en la venta de determinados activos financieros, entre los que destaca el efecto de los acuerdos alcanzados con EIG sobre la participación APW-1.

Dentro del proceso de reestructuración está previsto que estas pérdidas sean compensadas con el impacto positivo derivado de las quitas y ampliaciones de capital contempladas en el acuerdo de reestructuración, lo que se prevé que permita restablecer el equilibrio patrimonial a la vez que dotar a la compañía de la liquidez necesaria para iniciar las operaciones previstas en el plan de viabilidad a fin de continuar con su actividad de forma competitiva y sostenible en el futuro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad