La banca canjea 139 millones en deuda de Martinsa por créditos participativos

stop

La inmobiliaria, en causa de disolución, cerró el primer semestre con un déficit patrimonial de 162 millones

Imagen de la salida a bolsa de Martinsa-Fadesa | EFE

21 de octubre de 2013 (21:10 CET)

La situación de Martinsa-Fadesa cada vez es más comprometida. Cumplidos recientemente cinco años desde la suspensión en bolsa de su cotización, la compañía de Fernando Martín, que protagonizó el mayor concurso de acreedores de la historia empresarial española, presentaba a 30 de junio de 2013 un patrimonio neto negativo por valor de 3.934 millones de euros. Eso sí, mantiene registrados préstamos participativos por importe de 1.475,5 millones de euros, que son considerados como patrimonio neto. A día de hoy, la empresa se encuentra en causa legal de disolución.

La inmobiliaria cerró el primer semestre de este año con un déficit patrimonial de 162,3 millones de euros, por lo que la compañía se ha afanado en buscar una solución que pasa, de nuevo, por abrir a los acreedores las puertas de entrada a su capital.

Conversión de deuda subordinada a participativa


Según el informe de revisión limitada realizado por la auditora Deloitte, los administradores de Martinsa han llevado a cabo actuaciones necesarias para “el restablecimiento patrimonial conforme a los mecanismos contemplados en el convenio de acreedores vigente”. Así, consiguieron la aprobación por parte de la Comisión de Seguimiento y Control de Convenio de Acreedores para la conversión a préstamo participativo de los intereses derivados de la deuda concursal devengados del primer semestre de 2013 por importe de 26,6 millones de euros. Pero este no fue el único movimiento.

También solicitaron “a diversos acreedores” la conversión de sus créditos subordinados concursales en créditos participativos, lo que en un futuro les otorga la posibilidad de entrar en el capital del grupo. Según Deloitte, a cierre del primer semestre, existía “comunicación favorable por parte de varios acreedores para convertir créditos subordinados en participativos por importe de 139 millones de euros, encontrándose pendiente la formalización de la determinada conversión”.

Una operación conocida

Por el momento, desde Martinsa no han desvelado quiénes son los acreedores que han aceptado la conversión del crédito, aunque se da por hecho que se trata de las principales entidades acreedoras. Tampoco han confirmado si a día de hoy el cambio se ha hecho oficial.

No es la primera vez que la delicada situación de la compañía la lleva a tomar medidas como esta. En 2011, la banca acreedora de Martinsa-Fadesa ya convirtió créditos concursales por valor de 795 millones de euros en préstamos participativos con la posibilidad de ser canjeados por acciones de la inmobiliaria a cierre del ejercicio 2020.

"Todas estas circunstancias indican la existencia de una incertidumbre significativa sobre la capacidad del grupo para continuar sus operaciones y para realizar sus activos y hacer frente a sus pasivos", reza Deloitte.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad