Josep Martínez Vila, consejero delegado de Saba.

La Caixa reparte 130 millones de Saba tras comprarla

stop

Saba convoca una junta de accionistas el 14 de septiembre para distribuir 130 millones. La Caixa controla ya casi el 99% de la compañía

Barcelona, 07 de agosto de 2018 (16:25 CET)

Criteria, el holding de participadas de La Caixa, pagó hace pocos días 438 millones de euros para hacerse con el 48,7% de Saba, de la que ya tenía más del 50%. Tras tomar el control de cerca del 99% de la compañía de aparcamientos, el grupo catalán ha decidido distribuir 130 millones de euros entre sus accionistas. Es decir, a la propia Criteria.

Saba Infraestructuras ha convocado una junta general extraordinaria de accionistas para el próximo 14 de septiembre. El objetivo de la misma es aprobar el nombramiento de nuevos consejeros, como consecuencia de los cambios en el accionariado, así como aprobar la distribución de 130 millones de euros con cargo a la partida de reserva de prima de emisión, que equivale a 0,176 euros brutos por acción.

La Fundación Bancaria La Caixa, que preside Isidro Fainé, se embolsará el 99% de estos 130 millones, con lo que recuperará una parte de la inversión. Criteria compró en julio el 48,7% de las acciones que tenían sus socios, Torreal, KKR y ProA, por 438 millones, precio que supone valorar Saba en 920 millones.

La estrategia de La Caixa en Saba

Criteria se hizo con la práctica totalidad de la compañía de aparcamientos –quedan algo más del 1% de las acciones en manos de minoritarios– después de que sus tres principales socios solicitaran la venta hace más de un año. Entonces se activó un proceso de búsqueda de comprador, que no dejaba claro en qué posición quedaba La Caixa: si compradora o vendedora.

De entrada, Isidro Fainé se puso de perfil. Se empezó a hablar de posibles ofertas que valoraban Saba en entre 1.200 y 1.400 millones de euros. Ante esas cifras, La Caixa no estaba dispuesta a igualar la oferta, sino a vender su participación del 50,1%. Pero los fondos de inversión que debían hacer dicha oferta no aparecían.

La falta de un comprador convirtió a Criteria en el centro de todas las miradas. Se esperaba que, si no había otra opción, el grupo catalán diera salida a sus socios. Pero eso tenía un precio… para los socios. La Caixa no iba a valorar la empresa en más de 1.000 millones, y finalmente quedó en 920 millones.

La duda ahora es qué hará con su posición mayoritaria en la compañía. Fuentes del sector apuntaban a Economía Digital que no era una inversión estratégica para La Caixa, por lo que seguro que no mantenía el 99% a largo plazo. Las opciones son la búsqueda de un nuevo socio, la salida a bolsa o la venta de la mayoría. De momento, mientras estudian su futuro, ya tienen 130 millones.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad