Fotografía de archivo de Isidro Fainé | EFE
stop

La Caixa mira hacia otro lado mientras los Benetton buscan socio para Cellnex y centra sus esfuerzos en Saba y Telefónica

Barcelona, 04 de agosto de 2018 (04:55 CET)

Como el Barça de Josep Maria Bartomeu o el Real Madrid de Florentino Pérez buscando jugadores para completar su plantilla, la Fundación Bancaria La Caixa está definiendo su estrategia de inversiones para cerrar un equipo competitivo para ganar títulos; en su caso, participaciones para mantener y mejorar su gigantesca obra social, la segunda mayor del mundo.

Isidro Fainé y el equipo de estrategia que preside en Criteria siguen trabajando en ello, pero lo que hacen mientras tanto habla por ellos, y han tomado decisiones importantes. Van comprando acciones de Telefónica –ya rozan el 1%–, se han hecho con cerca del 100% de Saba… y se han plantado en Cellnex.

El holding de participadas de La Caixa actualizó recientemente la información de su portfolio, y afloró el 6,02% de Cellnex, un punto más de lo que constaba hasta ahora y de lo que aparece todavía en los registros de la CNMV. Fuentes cercanas a la compañía aseguraron que este incremento no es nuevo, sino que es de hace, al menos, tres meses.

Tampoco es indicativo de que, por fin, Criteria vaya a incrementar participación en Cellnex, a la que hasta hace poco controlaba, indirectamente, a través de Abertis. Los rumores sobre que Fainé podría poner parte del dinero de Abertis en Cellnex se han sucedido, pero más allá de este incremento de participación, valorado en unos 50 millones, no ha hecho ningún movimiento. Ni lo hará.

Los momentos de La Caixa en Cellnex

La Caixa tuvo dos momentos para dar el paso por Cellnex. Cuando, con las guerra de opas sobre Abertis, al menos unos de los dos ofertantes, Hochtief, admitió no tener interés en la compañía de torres de telecomunicaciones. La segunda, más clara, fue cuando se anunció que Abertis vendería el 29,9% de Cellnex a Edizione, el holding de los Benetton. Entonces, se especuló con que comprara el 4% restante, pero tampoco dio el paso.

Precisamente ahora sería otro buen momento, pues los Benetton están buscando socios para Cellnex. Si bien no lo buscan directamente para la cotizada sino para la sociedad a través de la cual controlan el 29,9%, y quieren un financiero –lo más probable es un fondo de inversión–, sí que significa que están abiertos a tener socios. Pero ni por esas.

Tras poner 438 millones en Saba, La Caixa buscará inversiones que den un buen dividendo

Fuentes financieras apuntan que La Caixa no hará más inversiones en Cellnex, al menos a corto y medio plazo. Tras poner 438 millones por Saba, un valor que ni es estratégico para ellos ni les dará grandes dividendos, priorizarán comprar participaciones en compañías que den dividendos a corto plazo.

La compañía de infraestructuras de telecomunicaciones que dirige Tobías Martínez no está todavía en esa fase, ni lo estará en breve porque su proyecto es de crecimiento por Europa aprovechando los procesos de ventas de torres por parte de gigantes de las telecos. Por tanto, mientras no sea una compañía de premiar al accionista, La Caixa buscará otros refugios para los aproximadamente 4.000 millones que cobró por Abertis.

Fainé dobla la apuesta por Telefónica

Telefónica es, por ahora, la inversión preferida de Fainé. Cumple con los requisitos, ya que es una compañía grande, madura y que da buenos dividendos. Además, está barata en la bolsa: acumula un descenso de más del 20% este año.

El directivo catalán ya apostó por la teleco cuando era presidente de Caixabank y, César Alierta, el de Telefónica. De hecho, el banco es el segundo mayor accionista del gigante de las telecomunicaciones y Fainé sigue siendo su vicepresidente. Ahora apuesta por la compañía con José María Álvarez-Pallete al frente.

En primavera, Criteria, que ya tenía el 0,1% de Telefónica, empezó a comprar pequeños paquetes aprovechando su mala racha en el parqué, hasta el 0,8% en junio. Entonces paró, coincidiendo con un rebote de la teleco en el IBEX, pero a principios de agosto han aflorado unas décimas más, hasta el 0,96%. La inversión total ronda los 350 millones.

El futuro de Saba

Lo de Saba es otro cantar. El grupo catalán ya controlaba el 50,1% de la compañía de aparcamientos, y cuando sus socios –Torreal, KKR y ProA– quisieron salirse, La Caixa se puso de perfil. Se apuntó al carro vendedor si aparecía la oferta de un supuesto fondo, como decían los rumores, por entre 1.200 y 1.400 millones de euros por el 100%.

Dicha oferta nunca llegó, por lo que Criteria se puso en modo compra, pero con un límite de 1.000 millones. Y se salió con la suya: terminó comprando el 48,7% de sus socios por 438 millones, por lo que el 100% se valoraba en 920 millones. La incógnita ahora es si buscará otro socio, la sacará a bolsa, como quería su presidente, Salvador Alemany, o permanecerá con casi el 99%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad