La crisis ha pulverizado el 30% del sector industrial

stop

La pérdida de industrias ha implicado la destrucción de 750.000 empleos. Entre las causas, destacan el derrumbe de la construcción y el aluvión de importaciones

Protesta de trabajadores del astillero La Naval, de Sestao (País Vasco)

Barcelona, 27 de diciembre de 2016 (06:00 CET)

Una de cada tres. El tsunami de la crisis ha derribado al 30% de su entramado industrial, lo que significa el cierre de 49.584 empresas del sector manufacturero, según datos del INE y el DIRCE (Directorio Central de Empresas). En término de pérdida de empleos, ha implicado la destrucción de 750.000 puestos de trabajo.

Un análisis realizado por José Carlos Fariñas (Universidad Complutense de Madrid), publicado por el Consejo General del Colegio de Economistas, precisa que el 2009 fue el año en que el sector industrial tocó fondo: cayó un 11%, el triple de la caída de la economía. Para cuando el panorama ya empezó a remontar, hacia el 2014, estaba a un 30% menos respecto a los índices de 2007.

La construcción fue el lastre del sector

Una de las razones para esta caída tan abrupta se encuentra en el derrumbe de la construcción. "La construcción es una fuente potente de demanda de productos industriales", dice Miguel Tiana, de la Dirección General del Servicio de Estudios del Banco de España, que va desde la producción de acero o ladrillos hasta de bienes de consumo como muebles, puertas o cerámicos. "Por ello cabe esperar que la intensa contracción de la construcción en España haya provocado un mayor retroceso de la producción industrial", agrega.

Traducido a números, en el artículo "El impacto de la crisis económica sobre la industria española" Tiana indica que si el sector industrial en general retrocedió un 30%, las empresas proveedoras de la construcción se redujeron un 55% respecto a 2007.

La pérdida a nivel europeo y nacional

Según datos del Eurostat, la caída de la industria en España en términos relativos sólo es superado por Grecia y Malta. Y si se mira un poco más atrás en el tiempo, si en 1970 España representaba el 2,3% de la producción manufacturera, que el año pasado ha registrado un 1,7%.

La caída del sector industrial también reduce su importancia en la economía nacional. Un análisis de Rosario Gandoy y María Elisa Álvarez indican que las manufacturas implican el 13% del PIB y el 12% de la generación de empleo, cuando en 1985 representaba el 23% y 20%, respectivamente.

El golpe de las importaciones

Otra razón para el derrumbe industrial es la fuerte competencia del sector exterior. Las importaciones, sobre todo las originarias de China, han causado una disminución del 25% en la capacidad productiva del sector, concluye un estudio de los economistas Vicente Donoso, Víctor Martín y Asier Minondo.

También hay que tener en cuenta que el cambio estructural en la industria le juega en contra: cuanto más crece la productividad de las manufacturas respecto a otros sectores, a largo plazo disminuyen sus precios relativos. Y eso significa una pérdida frente a otros sectores en el conjunto de la economía, puntualiza Fariñas.

Cuáles serían las soluciones

Para Tiana, el sector inmobiliario no será la tabla de salvación. Si se busca una salida, debería estar en "un mayor empuje de las exportaciones, y en un efecto arrastre de esas ventas sobre la producción nacional".

Según Fariñas, como "la pérdida de peso de la industria es previsible que continúe en los próximos años", una solución sería apostar por el cambio tecnológico, lo que implica una mayor inversión en formación y en I D. Pero las señales que da el Gobierno no son alentadoras: desde diluir el Ministerio de Industria en la cartera de Economía, hasta la menor inversión en investigación: España ha rebajado su objetivo de gasto en I D al 2% del PIB para el 2020, cuando la UE tendrá una media del 3%.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad