La crisis y el turismo disparan los cursos de chino, árabe, ruso y portugués

stop

MAYOR DEMANDA

Un alumno aprendiendo chino

03 de junio de 2012 (23:29 CET)

El inglés ha dejado de tener el monopolio de las lenguas extranjeras. Los últimos años, el chino, el ruso, el árabe y el portugués han ganado terreno ante las posibilidades laborales que abren.

Uno de los últimos ejemplos es la convocatoria del centro comercial Roca Village, en la Roca del Vallès, para contratar 150 personas. Además del inglés y el francés, se valoraba saber chino, ruso o árabe. El motivo es que buena parte del turismo que visita este espacio comercial tiene como lengua propia una de estas tres lenguas. De hecho, Francia, Rusia y China son los principales visitantes internacionales del outlet.

La Casa Asia de Barcelona también está constatando el incremento de ofertas de trabajo con lenguas asiáticas, con más de 6.000 visitas al mes en su Bolsa de Trabajo. Desde el Departamento que lo gestiona apuntan que el chino es la lengua “reina”, puesto que un 70% de los trabajos son para personal con esta lengua.

Profesores, dependientes y comerciales

Después de la demanda de profesores, las tiendas de lujo son las que más solicitan personal con chino para mejorar el servicio personalizado a los turistas. También hay empresas que buscan comerciales para atraer la comunidad china, o empresas de China que buscan personal para sus filiales en España.

En segundo lugar se buscan perfiles con japonés. En este caso, secretarias de dirección para empresas japonesas establecidas en Catalunya o azafatas para acontecimientos internacionales, como por ejemplo el World Mobile Congress.

Son ejemplos que tienen su traslación en las escuelas de idiomas. Han visto como la demanda de cursos de lenguas de países económicamente emergentes se está disparando.

El chino y el portugués, los más solicitados

Desde Lenguas del Mundo de Barcelona, donde imparten una veintena de idiomas diferentes, su directora, Lucro Mba, ha explicado que donde se nota más es en el chino y el portugués. El primero, sobre todo, para abrirse puertas a trabajar con empresas que comercializan con China; el segundo, para intentar buscar una salida laboral en Brasil.

Además de estas dos lenguas, también han notado cómo aumenta la demanda de hindi, árabe, ruso, turco y el alemán. En este último caso, ante las ofertas de trabajo que provienen de Alemania han tenido que incrementar los cursos semestrales para aprender el idioma más rápidamente.

Mayor demanda


Desde Hexagrama, el Instituto chino de Barcelona, el primer centro privado de chino de la capital catalana en número de alumnos, han constatado un aumento de demanda durante los últimos 6 años. Si entonces tenían una cincuentena de alumnos, actualmente están por encima de 400, unos 100 más que el curso pasado.

Entre el alumnado hay estudiantes universitarios que ven como Asia se abre como una oportunidad, y profesionales que trabajan con China, ya sea a nivel de ventas o de transporte internacional. En cuanto al árabe, desde Cursos de Árabe de Barcelona han aumentado entre un 15 y un 20 por ciento el número de alumnos de un año al otro. En este caso, hay estudiantes, pero también periodistas, médicos para atender sus pacientes, o personas que lo quieren aprender por negocios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad