La estética en España, ¿se esconde de Hacienda?

stop

BAJAR LOS PRECIOS TIENE UN COSTE

Una de las sesiones de maquillaje realizadas en Cosmobelleza

en Barcelona, 08 de abril de 2015 (19:35 CET)

Cosmobelleza, el Fondo Social Europeo y Kantar Worldpanel cifran en 37.000 los centros de estética que hay en España. Sin embargo, la empresa DBK --especializada en la elaboración de estudios de análisis-- sólo reconoce abiertos y en funcionamiento una tercera parte de esta cifra.

De esto puede deducirse que el resto se englobaría en economía sumergida, o dicho de otra forma, se esconden de Hacienda. "Dos tercios del sector serían economía sumergida", subraya el presidente del salón Cosmobelleza, Carlos Rodríguez, que tendrá lugar este fin de semana en Barcelona.

Un 95% de los centros de estética, dentro de 'casa'

Asimismo, Rodríguez subraya que ocurre mucho más en el negocio de la estética que en las peluquerías. "Sólo un 5% de los salones de estética están a pie de calle", señala. De este modo, el 95% de los centros realizan el trabajo desde la propia casa del esteticista o desde una oficina o apartamento.

Con la crisis, explica el presidente de Cosmobellaza, se dispararon de nuevo los servicios a domicilio de los peluqueros y los clientes iban directamente a las casas de los esteticistas.

Y si a una época económica complicada y a un paro disparado se le suma una subida del IVA --en peluquerías-- del 8% al 21%, la economía sumergida también crece. Los clientes buscan pagar menos y para bajar los precios tanto los peluqueros como los estiticistas necesitan recortar gastos. La economía sumergida se ha convertido en una salida para algunos profesionales del sector.

Las cadenas, otra alternativa

Otros, en cambio, han optado por formar parte de alguna cadena. "Las cadenas ofrecen mayor seguridad que es lo que se busca con la crisis. La gente no quiere arriesgarse", explica Rodríguez, quien conoce de primera mano de lo que habla ya que tiene una franquicia de Solmanía.

Las cadenas tienen más facilidad para asumir una reducción de los precios, así como los costes de publicidad y promoción, mientras un particular lo tiene más crudo. Por ello, algunos se echan en brazos de algunos portales de ofertas como Groupalia o Groupon. Sin embargo, estas webs lejos de ser un salvavidas para algunos centros acaba siendo su ruina, según esplica el presidente de Cosmobelleza. "Es pan para hoy y hambre para mañana", lamenta.

Sólo en España la cifra de ventas del sector de la estética rozó en 2014 los 3.000 millones de euros, el 4,6% menos que el año anterior. La previsión, sin embargo, es que este año se llegue al break even, es decir, que por primera vez en varios años no descienda. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad