La ‘fuga’ de trabajadores de Blanco

stop

Unos 300 empleados solicitan la baja ante el futuro incierto de la empresa

22 de mayo de 2013 (20:03 CET)

La firma de moda española Blanco encara un futuro incierto. Por ello, hasta 300 trabajadores han solicitado suspender sus contratos en los últimos dos meses, según fuentes de a federación de consumo de UGT.

La compañía familiar fundada en 1960 en Madrid, cuenta con una plantilla de cerca de 2.000 personas distribuidas en más de 250 tiendas en 23 países, según la última información disponible en la página web de la firma. En 2011, --últimos datos del registro mercantil-- la textil facturó 268 millones de euros y registró 764.000 euros de pérdidas.

Proceso de reestructuración


La inestabilidad interna proviene de los problemas de liquidez para pagar las nóminas a tiempo. De hecho, según la federación de comercio de UGT, los honorarios de abril todavía no se han abonado.

La compañía presentó hace un mes en Madrid el preconcurso de acreedores. A ello se suma el cierre de tiendas en las principales ciudades de España --unas 50 solo en mayo-- y los recortes salariales.

Recortes salariales

A este incierto escenario hay que sumarle la cita que tiene la dirección en los juzgados de la Audiencia Nacional con los representantes sindicales. La compañía, presidida por Bernardo Blanco, debe acudir el próximo 30 de mayo para responder a la demanda de los sindicatos contra los recortes salariales.

La medida se tomó tras conocerse que la dirección iba a endurecer las condiciones del sistema de comisiones por venta realizada. La firma textil habría propuesto no pagar las comisiones si las ventas caen más del 5% de un mes a otro. Éste suplemento puede suponer hasta 400 euros complementarios al sueldo base.

Sin detalles


Pero más allá de la cita de finales de mayo en los juzgados, UGT asegura que no conoce más detalles del proceso de reestructuración ni los efectos en sus empleados. Todavía menos desde que se ha quedado sin representación.

Economía Digital se ha puesto en contacto con la compañía, pero ésta ha rehusado hacer cualquier tipo de declaración.

Sector textil

Tras fracasar en 2012 en su intento para que entrara un inversor en la compañía, Blanco busca ganar tiempo para renegociar su deuda para evitar su quiebra y la de su matriz Avance y Diseño.

La firma textil presentó el preconcurso en el mes fatídico para el sector del textil español. Caramelo, la reconocida marca gallega, se acogió al concurso de acreedores. En este caso, el pasivo de la compañía asciende a los 100 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad