La Generalitat presenta una propuesta de última hora para salvar la fábrica de Panrico

stop

El gobierno catalán formula una opción intermedia para acercar las posturas de la empresa y los sindicatos que se mantienen muy alejadas

Panrico en Santa Perpètua de Mogoda (BCN)

15 de febrero de 2012 (00:46 CET)

La agonía de la fábrica de Panrico se ha extendido un día más. La que se preveía como la última reunión entre los representantes sindicales y la empresa, finalizó este martes sin acuerdo. Las posturas de patronal y trabajadores se mantiene muy alejada en el aspecto más duro: los pluses de los trabajadores de la planta de Santa Perpètua de Mogoda que casi igualan a los sueldos base, según fuentes cercanas a la negociación.

Ante la posición distante, ambas partes aceptaron que la Dirección General de Relaciones Laborales de Generalitat formule este miércoles una propuesta intermedia. La discusión del documento pudiera suponer el último intento para salvar la fábrica más antigua de la empresa y que arrastra una pérdida de 200 millones de euros al año.

Desde la primera fila de los comités de empresa de Panrico --en Santa Perpètua tiene mayoría CCOO y en el de los intercentros, que engloba a todos los empleados del grupo en Catalunya, UGT-- señalan que defienden el pacto con una sola voz. Pero fuentes conocedoras de la negociación aseguran que las discrepancias entre ambos se han mantenido a lo largo de todo el proceso. No obstante, según los portavoces sindicales, ayer ambas agrupaciones consensuaron una propuesta común.

Acuerdo o ERE

A pesar de que ya son más de tres meses de negociaciones entre la empresa y la plantilla con la mediación de la Generalitat, ha sido imposible firmar un preacuerdo que garantice la viabilidad de la planta y salve los puestos de trabajo.

La dirección de Panrico ha sostenido que las propuestas de CCOO no recogen "ningún sacrificio" para minimizar los costes de la planta, ya que la empresa considera insostenibles.

Los contactos se han ido tensando y a pesar de que el acuerdo parecía inminente se ha ido retrasando desde noviembre, por lo que, según fuentes de Panrico, tal y como avanzan las negociaciones, se está más cerca de presentar el ERE que de salvar la fábrica, la instalación más importante de la compañía en Catalunya.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad