La guerra entre Llongueras y su exmujer llega a su fin

stop

El peluquero cede el 10% de las acciones que tenía en la sociedad familiar Peyma a cambio de recuperar el 46% de otra empresa del grupo

El peluquero, Lluís Llongueras

23 de mayo de 2012 (11:43 CET)

Varios años han tenido que pasar para que Lluís Llongueras y su exmujer, Dolores Poveda, llegaran a un acuerdo. Desde que se divorciaron en 2006, la guerra entre ambos se ha recrudecido hasta acabar en los tribunales. Incluso la hija del peluquero llegó a despedirlo como presidente de una de las sociedades que había creado su padre 30 años antes, Peyma.

Con la separación de la pareja, Poveda y los hijos de ambos, Esther y Adan Llongueras, pasaron a gestionar 18 peluquerías de las 120 del grupo mediante la sociedad Peyma y la marca Twenty One, donde el peluquero mantenía el 10% de las acciones frente al 35% de su expareja y el 16,6% de cada uno de sus herederos.

Asimismo, en otra empresa del grupo, ISUC, las acciones se repartían entre el peluquero, su expareja e hijos. En concreto, Dolores Poveda junto a Esther y Adam poseían el 46% de los títulos.

Ataques continuos

El conflicto familiar acabó con la destitución de Dolores y Esther de sus cargos en ISUC y el contraataque de la hija del peluquero con el despido improcedente de su padre como presidente de Peyma. Esther, como administradora única de la sociedad tenía potestad suficiente para apartar a su progenitor de la empresa. La salida de Llongueras, que se anunció al peluquero mediante un burofax, se saldó con una indemnización de 6.258 euros.

Ahora un acuerdo entre las tres partes ha puesto punto final a esta pugna familiar y permitirá a Llongueras recuperar el 46% de las acciones de ISUC, hasta ahora en manos de su exmujer e hijos, con la condición que él ceda el 10% que todavía mantenía en Peyma.

Esta solución, además, irá a acompañada de un compromiso sobre el uso de los locales donde están localizadas las peluquerías Twenty One para los que se ha pactado una prórroga del contrato de alquiler durante 15 años.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad