La holandesa Primagás quiere romper el oligopolio de España a golpe de inversión

stop

La compañía gastará 20 millones en tres años y asegura tener capacidad finaciera para comprar “cualquier empresa del Ibex”

30 de septiembre de 2014 (13:49 CET)

La holandesa Primagás confía en España y quiere convertirse en uno de los referentes de su mercado energético. ¿Cómo conseguirlo? A golpe de inversión y de talonario. La compañía asegura que el oligopolio que hay en España no es bueno para los clientes y se ofrece como alternativa.

“Apostamos por España y queremos crecer. Tenemos dinero para invertir y capacidad suficiente para comprar cualquier empresa del Ibex 35”, ha subrayado este martes el director general de Primagás, Joost Korver, en un encuentro en Barcelona con los medios. La empresa asegura que puede destinar a nuevas compras desde 40 millones hasta 400, dependiende de las oportunidades que se presenten. No obstante, Korver confiesa que no existen todavía negociaciones con nadie.

20 millones en tres años

De momento, Primagás invertirá 20 millones de euros hasta 2017 para ganar más clientes en España. En la actualidad cuenta con una cartera de 12.000 usuarios y espera duplicar esta cifra en apenas tres años.

“Empezamos en Barcelona, bajamos hasta Valencia, fuimos a Madrid y el año pasado entramos en Galicia. Estamos presentes en el 50% de la geografía española y queremos aumentar la presencia en aquellas zonas donde ya estamos”, detalla Korver.

Hacerse un hueco en un mercado dominado

La firma holandesa --perteneciente al grupo SHV Energy-- factura en el mercado español en torno a los 40 millones y está convencida de que ahora es buen momento para apostar por España. Sus grandes competidores son Repsol y Cepsa, quienes, según el propio Korver, copan el 90% del mercado, lo que dificulta la entrada de nuevos actores.

Pero, ¿por qué decide ahora invertir en España? “La situación lo permite, el mercado energético está más abierto y el grupo tiene más confianza en el país”, explica el director general de Primagás.

Una posible independencia de Cataluña


La empresa tiene experiencia en aquellas zonas rurales más olvidadas por los gigantes del sector y quiere llegar a clientes que todavía no disponen del servicio. Además, asegura que el gasóleo es incompatible con los objetivos de calidad y eficiencia que exige Europa y que ahí es donde el gas tiene una gran oportunidad de crecimiento. “Creemos que el gasóleo es un producto del pasado y el gas es la energía del futuro”, añade Korver.

La empresa cuenta con tres plantas propias en España ubicadas en Barcelona, Zaragoza y Segovia. Y sobre la deriva secesionista del presidente catalán Artur Mas, la firma prefiere mantenerse al margen, aunque Korver asegura que las barreras no son positivas para los clientes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad