La huelga de Azkar amenaza con congestionar la distribución en la área metropolitana

stop

La dirección del grupo eliminará en febrero los complementos salariales de los trabajadores, quienes recuerdan que la empresa tiene 12 millones de beneficios. Este sábado votarán en asamblea parar el 17 y 18 de enero

Centro de Azkar en el CIM Vallès

12 de enero de 2012 (20:44 CET)

El próximo 17 y 18 de enero la distribución en el área metropolitana de Barcelona estará prácticamente parada. Los trabajadores del centro de distribución del polígono industrial CIM Vallès (Santa Perpètua de Mogoda) del gigante Azkar han anunciado que harán huelga dos días para contestar la desaparición de todos los complementos salariales que tienen. La compañía se encarga de la distribución de grandes cuentas como la de Inditex o la de Levis, además de copar los servicios de buena parte de pymes de la zona de influencia.

Los directivos del grupo justifican la medida por “motivos económicos”, un argumento que el comité de empresa rehúsa con los números del último ejercicio que han cerrado (2010) en mano. “Han ganado el 45% más que en 2009, 12 millones de euros. Además, en los últimos tres años han cancelado un préstamo de 175 millones de euros. Por lo tanto, problemas económicos graves no tendrán”, asegura el portavoz de CCOO en la compañía, José Antonio Piedras.

El Tribunal Laboral de Catalunya ha intentado mediar en el conflicto laboral este jueves por la mañana. Fuentes presentes en la reunión explican que ninguna de las dos partes ha movido un milímetro su postura en el encuentro, por lo que se han levantado de la mesa sin acuerdo. El próximo sábado por la mañana los 187 trabajadores de Azkar de CIM Vallès están convocados en la sede de CCOO de Barcelona para conocer los detalles del encuentro y ratificar la huelga. Si se aprueba, se empezarán a organizar para cerrar el centro el lunes a las 12 de la noche y reabrirlo la madrugada del jueves.

Recurso judicial

La protesta llega en un momento muy sensible para los clientes de Azkar. Después de una temporada de invierno en la que el frío ha llegado tarde y las ventas han bajado, dos días sin servicios de distribución pueden comprometer la temporada de rebajas. Pero el comité de empresa no se queda aquí, preparan una denuncia colectiva y varias a título individual para llevar el tijeretazo a los tribunales.

Según el comité, la dirección encabezada por José Antonio Orozco intenta aprovechar el contexto de crisis para incrementar el margen de beneficios del grupo “a costa de una rebaja del coste salarial que sólo afecta a algunos trabajadores”, en palabras del secretario nacional de carreteras y urbanos de UGT, Juan José Pérez. El CEO ha enervado especialmente a los trabajadores porque de los 187 empleados sólo 137 se ven afectados por el ajuste. Se libran la cúpula directiva, los mandos intermedios y el departamento comercial.

Los sindicalistas también aseguran que se les ha amenazado con dejar a Santa Perpètua sin trabajo efectivo con el traslado del material al nuevo centro que Azkar construye en El Prat, cerca del aeropuerto. “[La dirección] nos dice que dejará morir las instalaciones del CIM Vallès hasta que se pueda presentar un ERE o los trabajadores que quieran se trasladen sin ninguna compensación”.

A partir de febrero a la plantilla vallesana se les reduce el 11% del salario, pierden días de vacaciones y las tres jornadas de permiso anuales de los que disfrutan. Además, se quedan sin el servicio de autobús que traslada al personal desde Barcelona a Santa Perpètua y tiquets restaurante. La dirección del grupo anunció a los sindicatos en abril la intención de cambiar las condiciones laborales del centro del CIM Vallès.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad