La justicia europea desoye a la Comisión sobre las ayudas fiscales de España a multinacionales

stop

Las empresas beneficiarias no tendrán que devolver las ayudas fiscales que recibieron por comprar empresas extranjeras

El presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, y el de Telefónica, César Alierta

07 de noviembre de 2014 (10:45 CET)

El Tribunal General de la Unión Europea (TJUE) ha hecho oídos sordos a las exigencias de la Comisión Europea que reclama la devolución de ayudas fiscales que el Gobierno español concedió a varias multinacionales para comprar empresas extranjeras.

El fallo, que da la razón a compañías como Autogrill y Banco Santander, considera que el Ejecutivo comunitario no ha demostrado que esas ayudas fueras discriminatrorias y exclusivas para compañías de primer nivel como Telefónica, Iberdrola o Banco Santander.

Las observaciones de la justicia

"El régimen español no excluye de sus ventajas ninguna categoría de empresas", resalta la sentencia. Por ello, las empresas españolas beneficiarias no tendrán que devolver las ayudas recibidas mediante este régimen.

Asimismo, el Tribunal sostiene que "el hecho de que una medida favorezca a las empresas que tributan en un Estado miembro en relación con las empresas que tributan en los demás Estados miembros (en particular porque facilita las adquisiciones, por parte de empresas establecidas en ese Estado miembro, de participaciones en el capital de empresas establecidas en el extranjero) carece de relevancia al examinar el criterio de selectividad, y sólo permite confirmar, en su caso, que la medida afecta a la competencia y a los intercambios comerciales".

El régimen en cuestión, que se aplicó desde 2002, permitía a las multinacionales la amortización durante 20 años del fondo de comercio financiero de la adquisición de participaciones en empresas extranjeras. Iberdrola y Telefónica fueron algunas de las que se beneficiaron de este régimen para comprar Scottish Power y O2, respectivamente.

Orden de reembolso

La Comisión Europea dictaminó en 2009 que este sistema constituía una ayuda pública ilegal en el caso de la adquisición de empresas de la UE y en 2011 prohibió también estas ayudas para la compra de compañías extracomunitarias. Además, ordenó el reembolso de las subvenciones concedidas con este sistema desde diciembre de 2007.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad