La ley Google: una compleja caza de brujas

stop

Una posible persecución a buscadores y agregadores ha avivado la batalla entre editores y las webs de enlaces

Imagen de la marca Google/EFE

30 de marzo de 2013 (23:59 CET)

El anteproyecto de reforma de la Ley de Propiedad Intelectual que anunciaba hace unos días el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha recrudecido la batalla que mantenían los editores españoles con las webs de enlaces. El Gobierno ha abierto la veda para que los diarios y publicaciones puedan exigir una compensación económica a los buscadores y agregadores que utilicen sus contenidos sin permiso y con fines comerciales.

Este anuncio se producía después de que Alemania aprobara un normativa semejante. El gobierno germano aplicará una versión más light de la ley Google, como se ha bautizado en el país, de la que se planteaba en un inicio.

En Alemania, las webs que reproduzcan contenidos de otros medios a través de Internet tendrán que negociar con los editores unas contraprestaciones, pero sin detallar cuánto texto pueden copiar, si se refiere a la noticia entera o a partes determinadas. Esta normativa, algo confusa, puede permitir a las grandes compañías evitar dichas compensaciones. La nueva ley Google no detalla a qué webs afectará, cómo y cuánto tendrían que pagar.

Google se defiende 


De momento, la primera compañía que asegura que no le afecta la ley alemana ni tampoco la reforma española es la propia Google. “No pagamos a editores por enlazar las noticias. Sólo tenemos servicios de búsqueda para los editores que lo eligen libremente”, explican a Economía Digital fuentes de la filial española de este gran buscador.

Según la compañía, la reforma que plantea Wert pretende sancionar a aquellos portales que infringen el copyright porque sacan un beneficio comercial de los contenidos de otros medios que no son de su propiedad. Pero, insiste Google, ese no es su caso. “Enlazar la información no es una actividad comercial. Para aparecer en Google News los editores se unen voluntariamente”, detalla la firma.

Sin embargo, los editores españoles ya denunciaron en 2011 que en Google News se utlizaban contenidos de medios digitales sin autorización.

Agregadores de noticias

Otros gigantes de Internet como Yahoo podrían verse afectados. El portal de noticias de la compañía reproduce contenidos de forma íntegra con una breve cita en la parte superior del autor y del medio del que se han sustraido estas informaciones, aunque sin ningún enlace directo a la publicación.

Pero si los autores de las noticias, al igual que defiende Google, han permitido dicha actividad, Yahoo también quedaría a salvo de la nueva reforma española. De momento, la compañía no se ha pronunciado al respecto ante las preguntas que le ha realizado este diario.

Los editores exigen una contraprestación

Los editores españoles, por su parte, llevan mucho tiempo exigiendo medidas contundentes ante las copias ilegales de contenidos. “Defendemos que los buscadores deben pagar por el uso de los contenidos de los periódicos, igual que sucede en el resto de Europa”, subrayan desde la Asociación de Editores de Diarios Españoles (Aede).

La organización insiste en que detrás de cada ejemplar, ya sea impreso o en versión digital, existe un trabajo, un esfuerzo y un rigor periodístico asociados a una marca. Por ello, critica que se permitan a otros terceros aprovecharse de los contenidos y lucrarse por ellos. “Se distorsiona la calidad informativa”, asegura.

Para evitar que esta situación se prolongue más todavía, los editores dejan la puerta abierta a un acercamiento y diálogo con los buscadores y agregadores de noticias en Internet, “siempre que se respete el principio de que cada editor de prensa es libre de decidir qué contenidos pueden o no ser utilizados”.

Mayor precisión de la normativa

Pero, además de acercar posturas y llegar a un acuerdo entre editores y buscadores, también es necesaria una ley más concisa que no deje lugar a dudas de en qué casos se puede pedir una compensación económica y en cuáles no.

“Para proteger mejor los derechos de explotación de la industria editorial convendría regular de forma más clara un criterio general al respecto. Se puede regular con mayor precisión”, detalla la abogada Laura Aliaga del bufete Broseta.
Y es que la vaguedad e imprecisión de algunos artículos deja la puerta abierta a que algunas compañías sigan copiando noticias con el desconocimiento del autor y con total impunidad.

“La normativa actual hace referencia a las recopilaciones de periódicos en forma de reseña, pero no detalla si tiene que ser una parte sustancial del texto”, insiste Aliaga, quien apunta, además, que ya en la regulación vigente (antes de la reforma planteada) se puede explorar la posibilidad de exigir al buscador una retribución equitativa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad