La OCU apuesta por el márketing agresivo para subsistir

stop

PROMOCIONES INVASIVAS

Promoción de la OCU.

en Madrid , 07 de marzo de 2015 (19:42 CET)

La Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, una entidad sin fines de lucro que trabaja para defender los derechos de los consumidores, ha lanzado una agresiva oferta para captar nuevos socios que contraviene las políticas promovidas por la entidad.

La OCU ha comenzado a enviar información comercial no solicitada a usuarios por correo electrónico (anteriormente también mantenía la misma práctica por correo ordinario) con el propósito de captar nuevos socios. La oferta consiste en darse de alta como socio de la entidad por sólo dos euros al mes durante los primeros dos meses. Se trata de una membresía de prueba. Al aceptarla, la entidad ofrece de regalo una tableta de siete pulgadas, además de descuentos del 50% en la suscripción anual a sus servicios y revistas, que oscilan entre 10 y 14 euros al mes.

Ofertas cada semana

"Recibo los mensajes cada semana y no sé de dónde han sacado mis datos", explica un usuario que ha reclamado a la asociación por el envío de comunicaciones comerciales sin recibir respuesta. "Antes aplicaba el mismo sistema. Mandaban ofertas de suscripción a casa y nunca solicité algo así", explica otro receptor de la publicidad.

La OCU asegura que todos los destinatarios de los mensajes se dieron de alta en algún momento en uno de los servicios. La entidad, que ha logrado captar más de 300.000 socios, explica que cualquiera que rellene los formularios, aunque no finalice el proceso para completar la petición, recibirá información comercial de la OCU.

El organismo recuerda en la letra pequeña de su web que quienes desean dejar de recibir la propaganda comercial, deben comunicarlo o inscribirse en los ficheros de la lista Robinson, una base de datos en los que los usuarios inscritos no reciben ningún tipo de información comercial.

Bazar multiservicios

Además de la membresía, la OCU también ofrece una aplicación comparadora de vinos, servicios de asesoría y abogacía, así como suscripciones a la revista OCU Inversiones (con un radio de regalo) o el programa OCU Plus, una tarjeta con el que acumula dinero haciendo compras por Internet.

Más que una asociación de protección al consumidor, el sitio de la OCU parece un bazar de productos y servicios donde no se oculta las ansias por ganar socios y generar ingresos para la asociación.

La OCU fue multada en 2006 por la Agencia de Protección de Datos por publicar información sobre médicos y farmacéuticos sin su consentimiento en una de sus publicaciones: OCU Salud. La entidad recurrió la decisión, que finalmente fue ratificada en los tribunales con una sanción de 6.000 euros. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad