La OCU excluyó a grandes cremas en el estudio que premió a Lidl

stop

Marcas de hidratantes reconocidas y vendidas como Dove, Sephora y Olay fueron excluidas del estudio que ganó Lidl de forma sorpresiva

La portavoz de la OCU, Ileana Izverniceanu (derecha), entrega un premio de perfume a Puig.

Madrid , 26 de diciembre de 2016 (06:00 CET)

La Organización de Consumidores y Usuarios, OCU, excluyó a grandes marcas de cremas hidratantes para su estudio que terminó con una campaña publicitaria de las cremas hidratantes de Lidl, de apenas tres euros.  

El estudio, que tuvo enorme repercusión mediática y que multiplicó por 20 las ventas de las cremas Lidl, no incluyó a importantes marcas del mercado como Dove, Sephora y Olay.  

El líder, excluido  

Dove es la crema hidratante más vendida del mundo, según explica Unilever, la multinacional anglo-holandesa, líder en varias categorías de productos de consumo y cuidado personal. La marca, introducida en España en 1992, se vende en 12.118 tiendas y establecimientos de toda España.  

A pesar de los datos, la crema no fue incluida en el estudio de la OCU. ¿Cuál es el criterio para elegir las cremas en un estudio que tiene evidentes consecuencias comerciales en todo el mercado? La OCU, una entidad que supuestamente no tiene fines de lucro, asegura que sólo utiliza las marcas más vendidas en España. Tampoco ha sido incluida la crema Pond's, una marca reconocida y con presencia en medio mundo.  

Selección arbitraria  

En su selección, de 17 marcas en España, también ha omitido a la crema de Sephora, una de las marcas cosméticas con mayor presencia en el país y Olay, que encabeza los ránkings de venta de cremas cosméticas en Amazon.es, el mayor sitio de ventas de Internet en España.  

Las omisiones se unen a las sospechas de la patronal que apuntan a que los estudios de la OCU tienen graves fallos metodológicos. La asociación Stanpa, que representa los intereses de las principales empresas de la industria, ha criticado en dos ocasiones los estudios de la OCU que termina criticando la efectividad de las cremas caras y de marcas reconocidas y termina recomendando la compra de las cremas de bajo coste de Lidl.  

Estas recomendaciones han causado un terremoto en la industria cosmética. La OCU ha dejado por fuera marcas baratas de altísima venta en establecimientos, farmacias y en internet como la crema cuidado integral del Instituto Español, que en internet tiene un precio aún inferior a la crema de Lidl: 1,5 euros.

Las caras

También han quedado fuera las marcas cosméticas con más inversión en investigación y desarrollo que también suelen ser las más caras. Entre las excluidas se encuentran Dior, Acqua Di Parma, Elizabeth Arden, Decleor y Davines, entre muchas otras.  

La OCU aclara en su revista que la crema de Lidl no es la mejor, sino "la mejor entre las seleccionadas para el estudio". A pesar de ello, en las pruebas de laboratorio, 15 marcas ganaron a Lidl en hidratación, pero la crema se sigue vendiendo como "la reina".  

La OCU es una asociación que dice no tener fines de lucro pero que forma parte de una red empresarial internacional con empresas en Luxemburgo y Hong Kong.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad