Juan Lazacano (c), conversa con Juan Rosell en presencia de José Miarnau (iz), responsable Construmat

La patronal de la construcción deja al sector sin apenas peso en CEOE

stop

RENUNCIA AL 60% DE SUS DELEGADOS TRAS PERDER CONTRA ROSELL

desde Madrid, 22 de febrero de 2015 (21:15 CET)

La Confederación Nacional de la Construcción (CNC) reducirá su peso en la gran patronal española, la CEOE. El número de representantes del sector pasará de 40 a 15 por voluntad propia justo el año durante el que, según las proyecciones, esta actividad económica remontará. Las primeras señales de reacción se apreciaron en los últimos datos de empleo distribuidos por el Gobierno. La CNC, oficialmente, señala motivos económicos como trasfondo de la decisión, pero algunos de sus socios rechazan la explicación y apuntan a tesis políticas.

La patronal que dirige Juan Lazcano fue una de las sectoriales más activas en el lanzamiento de la candidatura alternativa al actual presidente de la CEOE, Juan Rosell. La oposición se congregó en torno a Antonio Garamendi. De hecho, los constructores han mantenido su importante peso específico sólo hasta el día después de los comicios, cuando Rosell fue reelegido. El 18 de diciembre, tras la derrota de su candidato, se registró formalmente la petición de la CNC para recortar la representación en prácticamente un 60%.

Alivio económico o política

Y aunque ello implicará un ahorro de cuota considerable, varias entidades confederadas consultadas señalan que la situación financiera de la institución no ha variado; que de existir necesidades económicas adicionales, éstas ya se hubieran detectado hace meses. Por el contrario, mantener los 40 delegados hasta después de las elecciones permitió a Lazcano ofrecer un sólido respaldo a Garamendi, que le ayudó a reunir los avales necesarios para intentar el asalto a la gran patronal. La CNC, requerida el viernes, optó por no contestar a este diario.

La cuota anual que liquidará a la CEOE pasará de 400.000 euros a 150.000 euros. Por cada representante abona una cifra próxima a los 10.000 euros. El importe se calcula tras aplicar un suplemento a la tarifa de 9.000 euros que fija el reglamento interno. El extra se calcula en función del peso que el sector tiene sobre el PIB. Aunque la construcción ha ido a menos tras el estallido de la burbuja y, por tanto, los ingresos de su patronal han caído, la CNC no había solicitado una reducción tan drástica en toda la crisis. Ahora, desde su nueva posición, esta tradicional asociación empresarial perderá poder relativo, según los expertos.

Garamendi decidirá

La propia CEOE es la única que puede amortiguar esa reducción. Aún no ha dado luz verde a las peticiones de su afiliada. Curiosamente, el propio Garamendi es el presidente de la comisión que debe decidir si se acepta la modificación que persigue Lazcano. En la primera reunión del órgano el asunto no se trató. La CNC deberá esperar hasta el próximo mes para saber si sus 40 delegados pasan a ser 15.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad