La Seda de Barcelona, en liquidación

stop

La compañía que preside Carlos Moreira, en concurso de acreedores, acumulaba unas pérdidas que superaban los 200 millones

03 de enero de 2014 (17:21 CET)

La Seda de Barcelona ha solicitado la apertura de la fase de liquidación, tal y como ha señalado este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los motivos a los que ha aludido la compañía es que considera esta salida “como la mejor alternativa para proteger el valor de los activos”. A través de esta vía la dirección pretende agilizar la venta de los diferentes negocios de la sociedad.

La Seda, en concurso de acreedores, acumulaba unas pérdidas de 211,6 millones de euros al cierre del tercer trimestre del pasado año. El agujero patrimonial ascendía a 118,8 millones de euros, según los datos que había facilitado la administración concursal en manos de Forest Partners.

Ahogada por las deudas

Los créditos pendientes de pago superaban los 700 millones de euros. Seguir con la actividad se había traducido en las cuentas del grupo en una deuda de casi un millón de euros.

La mayor parte de la deuda de La Seda es con entidades financieras que se repartirán los 624,3 millones de activos que tiene la química. El valor de los inmuebles de la compañía es de 113 millones; las participaciones en empresas del grupo y asociadas ascienden a 419 millones; y los créditos a otras empresas del grupo, alcanzan otros 67 millones.

Un crédito PIK fue la gota que colmó el vaso y arrastró a La Seda a la quiebra. Esta préstamo ascendía a 235 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad