La trama del jamón podrido se extiende a media España. Un lote de jamones de Comapa, proveedor estrella de Carrefour, van a destrucción por encontrarse en mal estado.

La trama del jamón podrido se extiende a media España

stop

La investigación de la Guardia Civil destapa las últimas ramificaciones de la mayor trama contra la salud pública descubierta en los últimos años

David Placer

Economía Digital

La trama del jamón podrido se extiende a media España. Un lote de jamones de Comapa, proveedor estrella de Carrefour, van a destrucción por encontrarse en mal estado.

Madrid, 09 de julio de 2018 (04:55 CET)

La investigación de la Guardia Civil para destapar la mayor trama de productos ibéricos caducados y podridos jamás descubierta en España se ha extendido a medio país tras el hallazgo de nuevas conexiones en Andalucía.

La Guardia Civil ha confirmado este domingo el decomiso de casi 11.000 productos ibéricos, principalmente jamones, en malas condiciones sanitarias, dañados y putrefactos en una nueva nave clandestina ubicada en Granada.

Los investigadores están convencidos de que la nave es uno de los centros gestionados por una compleja trama empresarial dedicada a captar carne y producto en mal estado de mataderos, almacenes y supermercados, con un precio casi residual, para transformarlos, “adecentarlos” y revenderlos como si se tratara de productos frescos y aptos para el consumo humano.

La investigación de la trama de la carne podrida, reseñada en exclusiva por Economía Digital, se había concentrado hasta ahora en Extremadura y Valencia, donde se ha emitido una alerta sanitaria para prohibir al menos ocho marcas de productos ibéricos.

Alerta sanitaria activada

La mayoría de las marcas pertenecen a la empresa Vitalinna, cuyas actividades han quedado paralizadas después de las inspecciones sorpresa de la Guardia Civil y los inspectores sanitarios de Valencia que quedaron impresionados por las enormes cantidades de carne en mal estado que gestionaba la empresa en sus naves.

Pero al menos una de las ocho marcas, Oro de la Ermita, es comercializada por Comapa, empresa líder de la distribución de ibéricos en España y proveedor de Makro, Ahorramas y, especialmente, Carrefour, con quien pacta grandes y agresivas promociones de jamones hasta por 25 euros.

El escándalo ha obligado a Carrefour a retirar la semana pasada el lote de productos “Oro de la Ermita” de todos sus supermercados. La cadena ha asegurado que los ha retirado “por precaución” y en contacto con “las autoridades competentes”.

Siete comunidades autónomas

Tras la nueva incautación de productos, Andalucía se ubica en el centro de las investigaciones. Allí está radicada una empresa clave en la trama: Oro de Granada, fabricante de dos marcas: Oro de Granada y también Oro de la Ermita, que ha sido prohibida por la alerta sanitaria emitida el pasado 22 de junio por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, Aecosan.

En Granada también se encuentra la última nave clandestina donde los investigadores sospechan que se adulteraba el jamón en malas condiciones y se reenvasaba como nuevo.

La Junta de Andalucía ha confirmado a este diario que ha realizado cuatro inspecciones a la compañía Oro de Granada, perteneciente al gigante alimentario Comapa, pero no ha encontrado irregularidades graves que exijan la apertura de un expediente administrativo.

Las comunidades donde se han realizado inspecciones o se esperan realizar en las próximas semanas son Valencia, Extremadura, Murcia, Andalucía, Castilla La Mancha, Madrid, Aragón y Cataluña. Hasta ahora hay 10 empresarios y trabajadores imputados, pero se espera que la lista ascienda a una treintena.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad