La última estafa de los televisores baratos

stop

Un empresario portugués es el cabecilla de una red que cobraba pero casi nunca entregaba la mercancía. Hasta Google resultó estafado

Eduardo, afectado por la compra de televisores baratos, con la denuncia policial.

Madrid , 03 de febrero de 2017 (05:00 CET)

Pedro Miguel, un empresario portugués residenciado en Setúbal (Portugal) diseñó la estafa perfecta. O casi. Desde su domicilio montó una red de, al menos, cinco empresas que vendiesen productos electrónicos baratos con enormes descuentos. Los televisores último modelo eran anunciados en sus webs PlanetaTV, Elecsur, Itecnomarket, Rincontec y Ditestock con descuentos de hasta el 30%. Rebaja importante pero que no hacía sospechar de ninguna estafa.

Anunciaba en Google los precios atractivos, pero nunca lo suficientemente bajos para hacer sospechar de una posible estafa. Sus anuncios posicionaban bien en los buscadores. Durante el Black Friday vendía 50 televisores diarios en una de sus cinco webs y registró pedidos de hasta 8.000 euros. Tenía a un grupo de diez trabajadores encargados de atender el teléfono, por si el presunto cliente llamaba para comprobar si se trataba de una empresa real y seria.

Y los trabajadores, con un lenguaje de empresa multinacional eficiente, les despejaban cualquier duda. El compromiso era entregar el producto en menos de siete días desde que se realizaba el pago. Para que el fraude fuese eficaz, no aceptaba métodos de pago verificados como Paypal. Prefería pago con tarjeta de crédito o ingreso bancario.

Las empresas comenzaron por entregar algunos productos para que la voz de las gangas corriese como la pólvora por Internet. Y así fue. Pero poco a poco, las televisiones baratas y los portátiles a precio de saldo no llegaban. Supuestamente había problemas con los envíos, confusiones en los almacenes y malos entendidos con los "departamentos de la empresa".

Posición privilegiada en buscadores

"Quería comprar un televisor Samsung de 32 pulgadas que costaba en las tiendas 275 euros, pero vi una web donde lo podía comprar por 250. Estaban muy bien posicionados porque era lo primero que salía en Google. La vendían por 50 euros menos. Al final, nunca llegó y fui a la policía a poner la denuncia", explica Paloma Mestres, que fue estafada por Itecnomarket. 

La trama empresarial aprovechó el auge de las compras del Black Friday para posicionarse en Google, a quien debe unos 30.000 euros en publicidad, según han explicado fuentes cercanas a la investigación. Al principio, los usuarios pensaban que se trataba de una web de drop shipping, es decir, una empresa en Internet que sólo compra la mercancía a los proveedores cuando los usuarios pagan el pedido. Pero rápidamente se dieron cuenta de que simplemente era un timo.  

"Compré un portátil Asus que costaba 950 euros pero que ellos lo vendían a 650. Era la misma oferta que había sacado Media Markt en el Black Friday. La diferencia es que en Media Markt se agotó rápidamente y ellos seguían vendiendo ese producto", explica Ana Benítez, vecina de Algeciras y compradora habitual por Internet, que ha presentado otra denuncia ante la policía y la Guardia Civil.

Un grupo de afectados por Itecnomarket se ha organizado para ayudar a la Guardia Civil, la Policía Nacional y los juzgados a recabar información que permita la detención de Pedro Miguel y sus socios del negocio del timo.

Denuncias masivas

Juan Miguel no aparece en ninguna de sus empresas. Para los trámites legales de apertura de las empresas usó a su mujer, Sandra Rute y a otra mujer, Emerlinda de Fátima Marques, que estuvo detenida. Emerlinda trabajaba como teleoperadora en una empresa en Madrid hasta que Pedro Miguel montó las webs que vendían productos baratos, pero que casi nunca entregaba.

"Los trabajadores casi no duraban en la empresa. Solo pagaba el primer mes, y después ponía excusas. Es un hombre muy pequeño, cordial y hasta simpático. Casi nunca lo veíamos en la oficina. Yo atendía por teléfono a los clientes. Al principio pensé que tenía problemas económicos pero luego me di cuenta de que era otra cosa: una empresa que estafaba a todos. Incluidos los trabajadores y hasta al propio Google".

"Entonces, decidí irme", explica un extrabajador de la compañía que ha pedido mantener su nombre en el anonimato. La Guardia Civil ha recogido unas 500 denuncias sólo contra Itecnomarket, una de las empresas de la trama empresarial. Precisamente un agente de la Guardia Civil se encuentra en la larga lista de timados.

Las webs tuvieron una duración muy corta. Estaban en funcionamiento hasta que las quejas de los usuarios en foros y redes sociales se hacían insoportables. "Nos bloqueaban uno a uno para que no pudiésemos dejar mensajes de nuestras denuncias en su Facebook", explica la afectada de Algeciras. La policía ha llamado a declarar a los trabajadores de la empresa. Uno de ellos, un periodista encargado del área de marketing, ha quedado en libertad con cargos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad