La UPM se prepara para celebrar elecciones y reelegir presidente

stop

La patronal metalúrgica catalana, inmersa en una profunda crisis de liderazgo, sopesa convocar a los socios para resolver la provisionalidad en sus órganos de gobierno

Antoni Marsal

03 de junio de 2012 (22:29 CET)

Primero fue la dimisión de Antoni Marsal. Después la imputación de Joaquim Boixareu, su sustituto temporal, en el caso Urdangarín. La Unión Patronal Metalúrgica (UPM) vive uno de los conflictos internos más intensos de su historia y la solución más aplaudida por algunos de los grandes patronos de la asociación pasa por convocar unas nuevas elecciones para renovar los órganos de gobierno.

Así se han pronunciado algunos miembros del comité ejecutivo de UPM consultados por Economía Digital. El proceso no se abrirá, en cualquier caso, antes de que los auditores finalicen el informe sobre las irregularidades cometidas por el anterior presidente, que se prevé esté disponible en unos 10 días.

En cualquier caso, Marsal ya ha admitido ante los miembros del comité ejecutivo que, tal y como denunciaron los trabajadores de la patronal, había cobrado de la entidad. Para el dimitido ex presidente, el asunto tenía un carácter meramente formal, pero otros destacados miembros del lobby metalúrgico consideran que es también un problema de fondo. Marsal se saltó los estatutos sin informar a sus órganos de gobierno y con el único conocimiento del director general, Ángel Hermosilla.

Fondos de formación

La UPM es una de las patronales catalanas que más fondos de formación maneja. Según miembros de la alta dirección, además esa formación se presta de una forma eficiente. Sin embargo, la mancha que el comportamiento de Marsal deja en la organización ha caído como un jarro de agua fría entre sus colaboradores, puesto que abunda en la deteriorada imagen existente sobre el manejo de fondos de formación por parte de los agentes sociales.

Otro de los asuntos que han sido considerados “imperdonables” por una parte de los metalúrgicos catalanes es que a través de la denuncia de los trabajadores también se haya conocido que la campaña electoral de Boixareu a Foment en diciembre de 2010 se sufragara con fondos de la UPM. Sobre todo porque el comité ejecutivo no tuvo conocimiento de la decisión y, además, porque en el seno de la metalurgia catalana hubo una parte de empresarios que apoyaron a Juan Rosell, que resultó ganador.

Renovación completa

Varios patronos metalúrgicos catalanes consultados este fin de semana abogan por renovar los órganos de gobierno de forma completa, e incluso en algún caso proponen acometer cambios en el área de gestión. Josep Morell y Antoni Abad, dos integrantes del comité ejecutivo, se han autodescartado para concurrir a las elecciones, con lo que los movimientos para conformar una candidatura se dispararán a partir de que se conozca la auditoría encargada y los órganos de gobierno convoquen a los asociados al proceso electoral.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad