Las Cámaras de Comercio ganan poder

stop

El proyecto de ley de Rajoy les incluye en la formación y refuerza su papel internacional

26 de julio de 2013 (19:39 CET)

Disparo de salida de la Ley Básica de las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria, Servicios y Navegación. El Gobierno de Mariano Rajoy (PP) ha aprobado, finalmente, este viernes en el Consejo de Ministros el inicio de la tramitación en el Congreso de la futura norma reclamada por las organizaciones empresariales.

En ella se recogerán los principios del nuevo sistema de financiación, que se basará en la prestación de servicios y las aportaciones voluntarias. Este es el principal problema de las organizaciones, su supervivencia económica. El recurso cameral permanente desapareció definitivamente en 2012 y, desde ese momento, las instituciones exigían una norma que dejara claras sus vías de financiación.

Ajustes

La ley nacerá cuando las instituciones ya se han apretado el cinturón (con oleada de expedientes de regulación de empleo incluida) y se han buscado la forma de sobrevivir. La Cambra de Comerç de Barcelona, por ejemplo, ha conseguido mantener sus asociados gracias a un acuerdo con La Caixa para impulsar el Club Cambra.

Su gran atractivo son las líneas de crédito para socios que ofrece la entidad presidida por Isidro Fainé. El éxito del modelo ha sido tal que se ha implementado en el resto de Catalunya.

Formación

La propuesta de ley de Rajoy llega tarde, pero ha sido igualmente aplaudida por las instituciones. Tal y como pactaron ambos actores, las cámaras participarán con las administraciones competentes en organizar formación práctica en los centros de trabajo.

En este capítulo se incluye la formación profesional. El proyecto les da un poder especialmente relevante en la selección y validación de los centros de trabajo y empresas, en designar y formar a los tutores y en establecer mecanismos de control y evaluación del cumplimiento del programa.

Internacionalización

Otra de las innovaciones que incorpora la propuesta de norma es el plan cameral de internacionalización, en el que se refuerza el poder de la red de cámaras de comercio que hay en todo el mundo. También hay una hoja de ruta para incrementar su competitividad, entre otras mejoras.

En lo formal, Rajoy ha transformado el Consejo Superior de Cámaras en una institución: la Cámara de Comercio de España. El nuevo organismo intervendrá en la externacionalización de empresas, especialmente las pymes.

Las Cortes españolas tendrán que debatir y aprobar finalmente la nueva norma.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad