Las empresas ignoran la independencia exprés de Mas

stop

EL ESCENARIO CATALÁN: REACCIÓN EMPRESARIAL

Xavier Alegret

El presidente de la Cambra de Barcelona, Miquel Valls (d), con Joan Ramon Rovira, el jefe de estudios de la institución
El presidente de la Cambra de Barcelona, Miquel Valls (d), con Joan Ramon Rovira, el jefe de estudios de la institución

en Barcelona, 28 de octubre de 2015 (12:57 CET)

Artur Mas y la CUP dieron este martes un importante paso hacia la independencia, y hasta provocó la inmediata reacción de Mariano Rajoy. Los empresarios, sin embargo, no se lo toman tan en serio. Eso explica que las empresas en Cataluña son optimistas respecto a su futuro, más que las del resto de España, y que las perspectivas económicas de las cámaras de comercio para el próximo año sean positivas.

La Cámara de Comercio de Barcelona prevé que el crecimiento de las economías española y catalana continúe en 2016, pero no tiene en cuenta las incertidumbres políticas tanto en Cataluña, donde el futuro Govern es toda una incógnita y, de haber pacto de Junts pel sí con la CUP, sería para caminar hacia la independencia, como en España, donde el anunciado fin del bipartidismo avanza una situación complicada después del 20D.

Previsiones sin incertidumbres políticas

La organización que preside Miquel Valls prevé que el PIB catalán cerrará este año con un incremento del 3%, mientras su mejora se moderará dos décimas en 2016, hasta el 2,8%. Las previsiones contemplan algunas "incertidumbres", como la desaceleración China, que explican esta ligera desaceleración, pero "no tienen en cuenta diferentes escenarios políticos", ha explicado Valls.

"Estos informes son fundamentalmente econométricos, en base al índice de expectativas económicas y teniendo en cuenta lo que nos dicen las empresas, los tipos de interés, el crecimiento mundial y otros aspectos económicos", ha añadido el presidente cameral catalán.

Confianza al alza

El informe de previsiones también refleja que el indicador de confianza empresarial, que elaboran las cámaras españolas con encuestas a 3.000 empresas, sigue subiendo y se encuentra en máximos de los últimos años. Además, a pesar de que hasta inicios de 2013 el índice en Cataluña y en el resto de España era similar, desde entonces se ha distanciado y las empresas catalanas son más optimistas.

Según la cámara barcelonesa, "no es de extrañar que las empresas catalanas tengan mejores perspectivas que las españolas durante en una fase expansiva de la economía como la actual, ya que Cataluña tiene un tejido industrial más importante".

Lo que tienen en cuenta no es, pues, la independencia, sino que "están exportando más, tienen una buena base de clientes, están invirtiendo y prevén que van a mejorar". 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad