Las inversiones españolas expuestas a los caprichos de Kirchner tras el ‘caso Repsol’

stop

EXPROPIACIÓN YPF

Kirchner anuncia la expropiación de YPF

17 de abril de 2012 (00:53 CET)

El Ibex 35 está en Argentina y Cristina Fernández de Kirchner ha generado con la decisión de expropiar YPF un marco de inestabilidad jurídica que pone contra las cuerdas a un buen grupo de empresas españolas. Que Argentina usurpe emblemas ibéricos no es nuevo. Para muestra un botón: en 2009 el Grupo Marsans se quedó sin Aerolíneas Argentinas por cuyas acciones aún no ha recibido ningún tipo de compensación.

Hoy por hoy, junto a Repsol, tienen presencia en la antigua colonia española otros importantes actores energéticos, el sector que parece estar en el punto de vista de la política peronista. Gas Natural Fenosa, Endesa y Elecnor podrían ser los próximos objetivos en aras de la solución al déficit energético que ha alegado el Gobierno argentino para decretar la nacionalización de la filial de la petrolera española.

Gas Natural Fenosa se juega 45 millones de euros, que fue el beneficio bruto obtenido por su filial en 2011. La gasista aclaró hace unos días que la relación con Kirchner “es muy buena” y garantizó a la presidenta argentina más inversiones. “Nuestra vocación inversora sigue vigente”, dijeron sus portavoces para disipar cualquier duda sobre la excusa que activó el proceso de renacionalización de YPF

En cuanto a la eléctrica Endesa, su presencia en Argentina se mide por el número de empleados. Más de 3.200 profesionales se dedican a la generación, distribución y transporte de electricidad. Dicho de otra manera, la empresa presidida por Borja Prado se juega el 4,7% de los activos que tiene en el continente. Produce prácticamente 5.000 megavatios en tres centrales distintas para 2,4 millones de clientes.

Renovables

El ámbito de las energías renovables también está amenazado. Elecnor es la firma española especialista en esta tecnología con mayor presencia en Argentina. Emplea a 12.000 personas tras desembarcar en 1991.

Por su parte, la mayor multinacional española, Telefónica, es la más veterana del lugar. Llegó de la mano de las primeras privatizaciones realizadas en la década de los 90. Ingresa 5.300 millones al año y tiene 23 millones de clientes. Su fuerza laboral se mide en más de 24.000 empleados. La relación de César Alierta con el Gobierno peronista es fluctuante y ha tenido que negociar en numerosas ocasiones por la congelación tarifaria. En 2002, las pérdidas de la teleco por la pesificación fueron millonarias. El Gobierno argentino forzó a Telefónica a convertir a pesos sus depósitos en dólares.

La exposición de la banca es sustancialmente menor que en otros países problemáticos, como Venezuela. BBVA y Santander obtienen de Argentina el 5% de sus beneficios. El mayor representante de las aseguradoras es Mapfre y ganó 30 millones en 2011. En otros sectores, las constructoras ACS y OHL reconocen ventas entre el 1% y el 4% del total. Inditex, fundada por el gallego Amancio Ortega, cuenta con 10 tiendas de Zara en el país. En el sector turístico NH y Meliá gestionan conjuntamente una veintena de hoteles.

Lao juega en Argentina

La catalana especializada en la industria del juego, Cirsa, ha abierto varios casinos en Argentina dentro de su plan de internacionalización que focaliza en el continente americano. La oferta global que ha construido Manuel Lao está formada por 32 casinos tradicionales, 83 casinos electrónicos, 33.000 máquinas recreativas, 88 salas de bingo, 140 salones de juego, 110 centros de apuestas deportivas y 993 terminales de Videoloterías en España, Italia y Latinoamérica.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad