Los jamones Sierra Alpujarra, denunciados por contener gusanos, en Carrefour.

El charcutero estrella de Carrefour entra en crisis por el jamón podrido

stop

El mayor distribuidor de ibéricos de España pierde hasta su certificación para promocionar jamones ibéricos por irregularidades

Madrid, 10 de julio de 2018 (04:55 CET)

El mayor distribuidor de ibéricos de España y charcutero estrella de Carrefour afronta su peor crisis por la trama del jamón podrido. Comapa, la empresa especializada en la venta de jamones y embutidos low cost, afronta una ola de devoluciones de sus marcas incluidas en la alerta sanitaria y por las quejas por los jamones afectados por coqueras (larvas de moscas).

Pero la crisis de imagen no es la única desgracia que hunde a Comapa. Su auditor Certicalidad, una empresa privada que controla sus procesos, acaba de retirar la certificación de su cliente por graves irregularidades detectadas en su proceso de producción y que hasta ahora no han sido especificadas, según ha podido conocer este medio por fuentes cercanas a la compañía.

Con la retirada de la certificación, Comapa no puede vender productos cárnicos ni jamones con las denominaciones “ibérico”, “jamón de cebo”, “Ibérico al 50%” o cualquier otro tipo de conceptos comerciales fijados por ley en la norma del ibérico.

A partir de ahora y hasta que recupere su certificación (un proceso que necesariamente debe contemplar nuevas auditorías y certificaciones), el proveedor estrella de Carrefour sólo podrá utilizar los términos “jamón” o “jamón curado”, dos denominaciones comerciales muy pobres en el mundo del ibérico.

Comapa contrata comunicación de crisis

Economía Digital ha contactado con Comapa para conocer los motivos por los cuales ha perdido su certificación. La compañía también ha decidido cortar el contacto directo con los medios y ahora gestiona las peticiones informativas a través de una agencia de comunicación especializada en crisis de reputación.

La empresa contratada ha decidido que la compañía no explicará ni una sola palabra en relación con su crisis y no ha contestado a ninguna de las preguntas planteadas por este medio. Tampoco han respondido a nuestras peticiones informativas la empresa certificadora Certicalidad ni el ministerio de Agricultura y Medio Ambiente.

Comapa también está sufriendo devoluciones masivas de sus clientes, según ha podido saber este medio. Entre la mercancía que ha sido retirada en las últimas semanas se encuentra el jamón “Oro de la Ermita”, incluido en la alerta alimentaria emitida por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, Aecosan.

Investigada por la Guardia Civil

Para colmo de males, la Guardia Civil se ha incautado hace pocos días de casi 11.000 productos cárnicos en mal estado en Granada. Buena parte de la mercancía llevaba los precintos, logos y etiquetas de la empresa Comapa, según fuentes cercanas a la investigación. La Guardia Civil no ha querido confirmar ninguna de las marcas interceptadas en esta última operación.

Comapa está siendo investigada por la Guardia Civil por su presunta participación en una trama empresarial que capta jamones, carnes y embutidos en mal estado, podridos y caducados para “adecentarlos” y venderlos como si fuesen frescos, tal como destapó Economía Digital en exclusiva.

Los productos de Comapa han sido hallados en naves clandestinas en Valencia y Extremadura, donde grupos de trabajadores los reenvasaban y reetiquetaban con fechas de caducidad falsas, generalmente con un año más de lo que correspondía originalmente.

Las investigaciones han destapado una de las mayores tramas contra la seguridad alimentaria y la salud pública detectada en España en los últimos años. Hasta ahora, hay diez imputados pero fuentes judiciales apunan a que la cifra podría alcanzar los 30 imputados con las actuaciones que se llevarán a cabo en las próximas semanas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad