Los bancos se resisten y se inclinan por el concurso de Abengoa  

stop

Las entidades financieras piden gestos a la empresa para obtener liquidez, con el 10% de la venta de la filial Yieldco

Una torre de Abengoa en Sanlucar la Mayor, cerca de Sevilla / Reuters

Barcelona, 08 de diciembre de 2015 (23:55 CET)

En el peor momento. Abengoa necesita liquidez, pero las entidades financieras se resisten. El Gobierno está preocupado, pero está enfrascado en unas elecciones generales decisivas. El hecho tangible es que Abengoa se reúne este miércoles con los bancos acreedores en busca de un acuerdo que se antoja lejano. Ahora se inclinan por el concurso, aunque estas negociaciones siempre se alargan en el tiempo, y la situación podría cambiar en los próximos meses.

Los bancos acreedores, liderados por Santander, Caixabank, Bankia, Sabadell, Popular, HSBC y Credit Agricole, además del sueco EKN no desean una suspensión de pagos inmediata. Para nada en lo que queda de año, porque eso obligaría a provisiones en las cuentas de 2015. Pero la salida para Abengoa se estrecha.

Lo que desean los acreedores es la venta de la filial más preciada de la empresa, Yieldco, para obtener recursos de forma urgente. Reclaman, al menos, la venta de un 10% de la firma.

Pérdida del control

La resistencia es clara. No desean ofrecer los 450 millones de euros de liquidez que reclama Abengoa, necesarios para no entrar en suspensión de pagos. Se agarran a ese 10% de Yieldco, que sería un mal negocio, según los analistas consultados, al entender que no se puede solucionar un problema perentorio de liquidez con la venta de uno de los mejores activos de la firma. Sería, en realidad, "contraproducente", porque Abengoa iría perdiendo su valor. 

La salida del concurso, en realidad, podría dejar a las entidades con menor margen de maniobra. En ese caso serían los administradores concursales los que controlarían todo el proceso, y ello provocaría mayores pérdidas, se asegura, para los propios bancos.

Un comprador

En la reunión de este miércoles se pretende constatar todo el tablero de la deuda que prepara la firma KPMG. La petición de los 450 millones sigue en pie, pero los acreedores se podrían inclinar por el concurso como la mejor fórmla para lograr liquidez, afrontar las necesarias quitas y capitalizar la deuda

La posibilidad de un comprador, de alquien que pudiera interesarse por Abengoa sólo podría pasar por quitas importantes de la deuda, según los analistas consultados.

El Gobierno está interesado en esa fórmula, y ha iniciado algunos contactos, según fuentes conocedoras del caso Abengoa. Pero no hay, todavía, ninguna respuesta satisfactoria, en parte porque el ministro de Industria, José Manuel Soria, no ha dejado buenos amigos en el sector a lo largo de la legislatura.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad