Los centros de formación empiezan a organizarse para reclamar la deuda de la CCC

stop

Las escuelas a las que la Confederació de Comerç debe 1,6 millones de euros plantean constituirse en plataforma para sumar esfuerzos y buscar una solución

Xavier Alegret

Miquel Àngel Fraile, ex secretario general de la Confederació de Comerç de Catalunya, y Maria Rosa Eritja, presidenta de la organización, con Carles Puigdemont
Miquel Àngel Fraile, ex secretario general de la Confederació de Comerç de Catalunya, y Maria Rosa Eritja, presidenta de la organización, con Carles Puigdemont

Barcelona, 28 de junio de 2016 (01:00 CET)

Juntamente con los bancos, los centros de formación son los principales acreedores de la Confederació de Comerç de Catalunya, que está al borde del precipicio con un patrimonio negativo de 2,6 millones de euros. Mientras la banca negocia con la CCC, las escuelas empiezan a organizarse para reclamar lo que les debe la patronal de los comerciantes catalanes.  

Dos centros de formación, que por ahora prefieren permanecer en el anonimato, han iniciado contactos con el resto de centros afectados, más de una quincena, para estudiar acciones conjuntas con el fin de recuperar la deuda que tiene con ellos la Confederació, que roza los 1,6 millones de euros entre cursos pendientes de pago y el fondo de garantía que la CCC les obligaba a aportar.

Contactos iniciales

Los contactos se iniciaron la semana pasada, después de ver que, lo que para ellos podía parecer una situación personal, es un problema colectivo y con un montante millonario, como destapó Economía Digital. Creen que juntos serán más fuertes y, a pesar de algunas reticencias, ya que hay escuelas que han iniciado sus propios procesos –demandas–, se han empezado a mover.

Lo más probable es que constituyan una plataforma para iniciar acciones conjuntas, pero todavía no tienen claro cómo se organizarán. De hecho, muchos de ellos todavía no se conocen personalmente, ya que los centros no suelen interactuar entre sí. Lo que les une es que son damnificados por la crisis de la CCC y que, en muchos casos, la patronal retiene el dinero que son los ahorros de su vida.  

Una situación difícil

Los centros de formación son empresas pequeñas, muchas de las cuales no pueden soportar una deuda de miles de euros durante años y años. Algunas de ellas no puede pagar a sus profesores y otras han echado el cierre, tirando de ahorros para pagar a Hacienda, Seguridad Social y todas las deudas, y sólo esperan cobrar lo que se les debe para recuperar su dinero.

Saben que lo tendrán difícil. Lo que hasta hace unas semanas era una deuda que iban reclamando con la esperanza de cobrar cuando se resolvieran los expedientes de los cursos pendientes, se ha convertido en una misión casi imposible después de ver la altísima deuda de la CCC con las escuelas, su agujero patrimonial y que la organización está abocada al concurso de acreedores.

Además, tras la salida del secretario general, Miquel Àngel Fraile, y la directora de Formación, Rosa Serrano, algunos de los centros se han puesto en contacto con la nueva dirección, o lo han intentado, pero no han conseguido respuesta de Maria Rosa Eritja, presidenta y ahora también secretaria general de la Confederació.

Cursos por pagar y garantías pendientes

Como explicó Economía Digital el pasado martes, la CCC tiene una deuda de 1,6 millones de euros con los centros de formación. Unos 250.000 euros corresponden a cursos hechos durante la segunda mitad de 2015, que no se han pagado, mientras 1,33 millones son de fondos de garantía que no se han devuelto.

La Confederació obligaba a las escuelas que trabajaban para ellas a pagar un porcentaje, de entre el 5% y el 25%, como garantía. El motivo era cubrirse las espaldas ante la posible detección de alguna irregularidad en la fase de inspección del curso, lo que podría suponer la devolución de una parte de los fondos.  

La CCC se comprometía a devolver el dinero en cuanto tuviera la liquidación definitiva y se agotaran las vías administrativas y judiciales, como se puede leer en este documento. Sin embargo, todavía retiene dinero de cursos de la Fundación Tripartita hechos en 2004 y del Consorci de la Formació Contínua de Catalunya de 2008 y 2009, cuando según el Govern los expedientes ya están cerrados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad