Los directivos de las cajas quebradas salvan los juicios con condenas menores

stop

Los tribunales les obligan a devolver las indemnizaciones millonarias que cobraron en la mayoría de casos, pero evitan la cárcel que pide la Fiscalía

Redacción

Banquillo de los acusados en el juicio de las indemnizaciones millonarias de la antigua Novacaixagalicia. / EFE
Banquillo de los acusados en el juicio de las indemnizaciones millonarias de la antigua Novacaixagalicia. / EFE

en A Coruña, 14 de junio de 2015 (14:19 CET)

La reestructuración del sistema financiero español, rescatado con ingentes cantidades de dinero procedente de Bruselas, tiene al menos dos capítulos principales por cerrar. La devolución del dinero a los tenedores de participaciones preferentes y subordinadas, que todavía colean en los tribunales pese a que la mayoría de afectados han sido resarcidos, y los juicios a los directivos de las cajas quebradas, que en muchos casos se embolsaron indemnizaciones millonarias a su salida de las entidades pese a dejar atrás un agujero difícil de tapar.

Estos días, la Audiencia Nacional juzga a la cúpula de Novacaixagalicia, la caja resultante de la fusión entre Caixa Nova y Caixa Galicia que acabó en manos del grupo venezolano Banesco tras la ayuda pública y la subasta pilotada por el FROB. Antes fueron juzgados los directivos de Caixa Penedés y los de la CAM, y los próximos en sentarse en el banquillo serán los que fueran máximos dirigentes de Caja Castilla-La Mancha.

¿Condenas ejemplares?

Las acusaciones de la Fiscalía se centran en los delitos de apropiación indebida y administración desleal, o bien, se les acusa alternativamente de estafa, solicitando penas de prisión que van de 2 a 4 años (en el juicio a NCG, por ejemplo, se piden tres años) y el reintegro del dinero cobrado irregularmente. Se juzga si la cúpula de las cajas se blindó con planes de pensiones millonarios a espaldas del consejo de administración y con conciencia de que el proyecto financiero se iba a pique.


El ex director general de Caixa Penedès, Ricard Pagés y otros tres exdirectivos aceptaron sendas penas de dos y un año de cárcel, respectivamente, tras confesarse culpables de autoconcederse planes de pensiones millonarios en el primer juicio de esta naturaleza. La antigua cúpula de la que llegó a ser la tercera caja de Cataluña aceptó devolver los 28,6 millones de euros fraudulentamente cobrados, algo que llevó al juez de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia a afirmar en el momento en el que pronunció el fallo que es "realmente anómalo que se repare el daño en este tipo de delitos". Fue la condena más importante en las causas abiertas a las cajas hata la fecha.

La CAM se libra



No ocurrió lo mismo en el juicio por las dietas abusivas e irregularidades en un crédito de 18,9 millones de euros seguido contra dos ex directivos de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), entre ellos su ex director general Roberto López Abad y el expresidente de la Comisión de Control Juan Ramón Avilés. Ambos, que se enfrentaban a penas de entre dos años y medio y cuatro años de cárcel, resultaron finalmente absueltos porque la caja alicantina dio el visto bueno a todos los pagos.

No hay resolución para los antiguos directivos de Caja España y Caja Duero, que no están acusados por embolsarse sobresueldo alguno. El juez Eloy Velasco archivó provisionalmente, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, la causa abierta por la emisión y comercialización de deuda subordinada y participaciones preferentes durante 2009 y 2010.

Las indemnizaciones

¿Cuánto se llevaron los directivos? En los juicios abiertos o ya celebrados se contabilizan indemnizaciones por valor de 66,4 millones. Sería lo que se llevaron en conjunto los directivos de NCG, CAM y Caixa Penedés.

Las cuantías se repartieron de la siguiente forma en el caso del actual juicio, el de los directivos de la caja gallega:

José Luis Pego, el ex director general de NCG, se llevó una liquidación de 7,7 millones a su salida de la entidad. Le piden que devuelva 7,7 millones.

Javier García de Paredes, el director general adjunto de NCG, se llevó 5,6 millones, los que le solicitan que devuelva.

Gregorio Gorriarán, que capitaneaba la división inmobiliaria, se embolsó 4,8 millones, que podría tener que retornar.

A Óscar Rodríguez Estrada, ex director de la oficina de integración, le solicitan la devolución de una liquidación de 691.000 euros.

Julio Fernández Gayoso, ex director general de Caixanova y ex copresidente de Novacaixagalicia, habría consentido las modificaciones en los contratos mientras que el abogado Ricardo Pradas habría velado con su labor de asesoría que los cambios se hicieran bien. Por ello, también están siendo juzgados.

Investigaciones

Hay más procesos en curso. En fase de instrucción se encuentran las investigaciones seguidas contra la CAM, el Banco de Valencia, en una decena de piezas, o la fusión y salida a Bolsa de Banca Cívica, entidad en la que se integró Caja Navarra. También se investiga el salto al parqué bursátil de Bankia, la comercialización de participaciones preferentes por parte de Caja Madrid y las 'tarjetas black' emitidas por estas dos últimas entidades. .

Por otro lado, el expresidente de Caixa Cataluña Narcís Serra junto a una treintena de exconsejeros se encuentran procesados por parte de un juzgado de Barcelona por asignarse sobresueldos mientras la caja catalana recibía dinero público por la crisis que atravesaba.

Los posibles sobresueldos en Caja Madrid han sido denunciados en los juzgados de Plaza de Castilla, mientras que un magistrado de Segovia investiga las retribuciones y las pólizas de pensiones adjudicadas a altos cargos de Caja Segovia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad