Los empresarios del lujo hacen 'lobby' para obtener más apoyo público

stop

La patronal del sector, Círculo Fortuny, quiere presionar a China para evitar nuevas barreras al vino

El marqués de Griñón, Carlos Falcó | Cedida

05 de junio de 2013 (21:42 CET)

El sector del lujo español, que agrupa a 27 empresas como Loewe, Lladró y Marqués de Griñón, hará lobby para obtener más apoyos gubernamentales que permitan derribar las barreras que imponen los países emergentes.

La patronal del sector, el Círculo Fortuny, pedirá a las instituciones europeas presionar a China para que no imponga nuevas barreras de entrada a los vinos españoles. Algunos países como India y Brasil, han fijado impuestos de penalización de hasta el 100% para dificultar la llegada de los productos locales.

Las reticencias

Los empresarios del lujo, que históricamente se ha sentido desdeñados por la clase política y por algunos sectores sociales, hoy unen fuerzas para reivindicar la cara más amable del consumo de productos en el límite entre la excelencia y la ostentación.

“Esta industria representa un 3% del PIB europeo, y tiene un crecimiento anual del 8%, es decir, se duplica en siete años”, explica el presidente ejecutivo del Círculo Fortuny, Carlos Falcó, marqués de Griñón.

Pese a la crisis, el sector del lujo sigue creciendo, también en España, donde las tiendas como la de Loewe de la calle Serrano, en Madrid, o la joyería Suárez, en el Paseo de Gràcia en Barcelona, mantienen sus ventas gracias al turismo de compras.

Lobista del lujo

Falcó ha dejado las riendas de su empresa, los vinos y aceites Marqués de Griñón, a una de sus hijas. Ahora, dedicado de lleno a su labor de lobista, percibe reticencias y perjuicios contra el sector. “Un político madrileño me dijo que no le interesaba el sector del lujo, porque sus votantes eran de Alcorcón y de Móstoles. Creo que es un grave error. No se dan cuenta de que el lujo ya se ha democratizado y que las clases medias también consumen estos productos”, añade.

El Círculo Fortuny, fundado hace casi tres años por ocho empresas españolas, ha aceptado este año seis nuevos ingresos: la joyería Suárez, los diseñadores de muebles Gandiablasco, las lámparas LZF Lamps, los diseños de Tresserra Collection, el joyero Vicente Gracia y el paisajista Fernando Caruncho.

Ejemplo francés

El Círculo también pedirá a los gobiernos europeos más medidas para proteger las patentes de propiedad intelectual y trabajará para detectar y apoyar a las pymes que, como Luis Vuitton o Dior, saltaron a mediados del siglo pasado de una pequeña tienda parisina a los escaparates de todo el mundo.

“Estas empresas fueron impulsadas en Francia por el Comité Colbert. Allí están Hermés, Cartier, Chanel y muchas otras marcas de primer orden”, explica el Marqués. El movimiento nació inspirado en asociaciones similares en Francia, Italia, Inglaterra y Alemania donde hay servicios de lujo de todo tipo para ricos exigentes: hasta servicios de transporte en Porsche a los pasajeros de Primera Clase de Lufthansa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad