Los fondos presionan a Merlin ante la nueva ampliación para comprar Testa

stop

UN GIGANTE CON 5.000 MILLONES EN ACTIVOS

En el centro, Ismael Clemente, vicepresidente y consejero delegado de la nueva Merlin

desde Madrid, 29 de julio de 2015 (14:45 CET)

Merlin, la socimi gestionada por Ismael Clemente, está a punto de convertirse en la primera empresa patrimonialista de España con la adquisición de Testa al grupo Sacyr, pero no todos los inversores parecen beber los vientos por este gigante inmobiliario que, con esta compra, sumará activos valorados en unos 5.000 millones de euros.

En medio del maremágnum de sendas ampliaciones de capital casi encadenadas y de la opa por el 100% del capital sobre la filial de Sacyr que se acaba de anunciar, dos fondos –el hedge fund británico Marshall Wace y la gestora luxemburguesa Cigogne Management, controlada por el grupo financiero francés Crédit Mutuel-CIC– han decidido situarse con fuerza en posiciones cortas sobre Merlin.

6 millones de títulos a corto

Tanto, que la suma de la tenencia en esta operativa –de tomar préstamos sobre los títulos para venderlos cuando pierdan su valor– ha superado esta semana el 3%. Más de 6 millones de acciones, valoradas ahora por debajo de 60 millones de euros.

Una jugada que está saliendo redonda a estos fondos a la vista de la cotización bursátil. Desde el pasado 16 de abril las acciones de Merlin se han desplomado por encima del 28%. Valían entonces más de 13 euros y cotizan ahora en el entorno de 9,6 euros, ya claramente por debajo de los 10 euros con los que la socimi inició su andadura en el parqué el 30 de junio de 2014.

A rebufo de los últimos hitos

Ese bajón se corresponde con los últimos pasos dados. Antes de que Merlin se embarcara en la primera ampliación de capital, la llevada a cabo el pasado mes de abril, las posiciones a corto sobre la socimi se habían mantenido estancadas en el 0,24% de su capital desde su salida a bolsa. Pero, desde entonces, ambas gestoras de fondos decidieron entrar en esta estrategia de jugar a la contra.

Primero lo hizo el fondo fundado por Paul Marshall y Ian Wace, con una inicial notificación a la CNMV realizada el pasado 18 de junio, reconociendo posiciones cortas representativas del 0,5% del capital de Merlin. Desde entonces, ha seguido comprando acciones a préstamo hasta superar el 1% de la socimi.

Irrupción fulgurante de Cigogne

Una operativa más sostenida y conservadora que la puesta en marcha por Crédit Mutuel, cuya irrupción en esta estrategia está resultando fulgurante. A las primeras compras, notificadas al regulador bursátil el pasado 22 de julio, comunicando contar con el 0,92% del capital, le han seguido masivas compras a crédito de títulos. Hasta el 28 de julio acumulaba más de 4 millones de acciones, representativas del 2,11% del capital, y valoradas en cerca de 41 millones de euros.

En el lado opuesto, algunos de sus accionistas de referencia han optado por respaldar sin ambages la gestión del equipo que dirige Clemente. Así, el banco suizo UBS –principal artífice de cuantificar en 1.000 millones el importe de la actual ampliación– atesora, tras las últimas compras, casi 16 millones de acciones, equivalentes al 8,13% del capital.

Y lo mismo ha hecho el magnate estadounidense Emanuel J. Friedman, quien, a través de uno de los fondos de la firma EJF Capital, cuenta con casi 10 millones de acciones de acciones de Merlin, acreditativas del 5% del capital.

Opa y ampliación

Todo este trasiego accionarial se está llevando a cabo en medio de la opa lanzada sobre el 100% del capital de Testa y de la ampliación de capital por 1.033 millones de euros para financiar esta compra.

La opa, lanzada el pasado 23 de julio, venía motivada por haber superado el 50% del capital de Testa. Primero, por la toma del 25% al suscribir una ampliación de capital, y la posterior compra de otro 25,1%. La oferta se dirige a los apenas 581.609 títulos de Testa, representativos del 0,38% de su capital que cotizan en bolsa, por los que Merlin ofrece 13,54 euros, el mismo precio medio al que la socimi se hará con el 100% de la filial de Sacyr.

Conversión a socimi y exclusión bursátil

Merlin ha dejado clara su intención de excluir a Testa de cotización, para lo que, previamente, convertirá a la hasta ahora filial de Sacyr en una socimi, cambio que prevé materializar antes de que concluya el próximo mes de septiembre.

Una vez liquidada la opa, y según lo establecido en el acuerdo, Merlín contará hasta finales de junio de 2016 para comprar a Sacyr el 49,5% restante de Testa, hasta completar el pago de los 1.793 millones acordados, a principios de junio, con el grupo constructor presidido por Manuel Manrique.

Venta de activos no estratégicos

Antes de comprar Testa, Merlin contaba con una cartera de activos inmobiliarios valorada en 2.300 millones de euros, con inversiones que abarcan 888 sucursales bancarias, 8 edificios de oficinas, 1 centro comercial, 1 hotel y 5 centros logísticos, que conforman una cartera de activos inmobiliarios terciarios con más de 132 millones de euros de renta bruta anual y aproximadamente 716.000 metros cuadrados de superficie bruta arrendable (SBA).

Tras la compra, el valor de los activos se verá ampliamente duplicado, hasta los 5.000 millones, aunque la intención de Merlin es desprenderse, en cuanto pueda y en función de obtener el mejor precio posible, de residencias de estudiantes, hoteles, 1.200 viviendas en alquiler y terrenos valorados en 260 millones de euros por los que, seguramente, hoy no obtendrían ni la mitad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad