Oficinas de Groupalia. Fuente: proyectovinilo

Los proveedores declaran la guerra a Groupalia

stop

Los comerciantes afectados por los impagos de la empresa de cupones descuento orquestan una ofensiva judicial

Barcelona, 28 de agosto de 2017 (18:26 CET)

Septiembre será intenso para Groupalia. Al juicio del día 19 con los antiguos trabajadores​​ se le unirá la batería de demandas que proveedores han interpuesto contra la firma de Antonio Alcántara por los impagos que están sufriendo. Decenas de ellos han acudido a los juzgados de manera individual, mientras que otros estudian si agruparse para tener más fuerza frente a la compañía de cupones descuento.

Los afectados cuentan a Economía Digital que han ofrecido el servicio con descuento de la plataforma a cambio de que ésta luego pagara la comisión acordada. Algo que desde hace tiempo, dicen, "no se está cumpliendo". Por ello, diversos establecimientos no aceptan más cupones y han roto las relaciones comerciales, a pesar de que algunos todavía aparecen en la web.

La mayoría de comerciantes explican que los retrasos acumulados se cuentan por meses. Entre los casos recopilados, existen impagos que van desde los 400 hasta los 15.000 euros que deben a restaurantes, establecimiento de belleza y ocio, entre otros.   

Por parte de la compañía el secretismo es total. Los comentarios por reclamaciones se agolpan en los muros de las redes sociales, mientras que el community manager de Groupalia se limita a responder de manera evasiva. Si se contacta por teléfono o correo electrónico nunca hay respuesta. 

El silencio es el mismo que sufren los trabajadores. La empresa echó a finales de mayo a los trabajadores que quedaban, después de un largo goteo de despidos que se fue produciendo desde 2015. El burofax que recibieron se apoyaba en "causas objetivas", ya que “el resultado económico obtenido durante el ejercicio de 2016 ha sido muy inferior al obtenido en la anualidad 2015”. A continuación, la compañía nunca más volvió a dar detalles.

Letsbonus se contagia

Hace tiempo que las webs de cupones descuento no remontan. Groupalia y Letsbonus operan bajo el paraguas de Offertix. Ahora, las acusaciones de impago también señalan a ésta última sociedad. Y es que ambas tienen una conexión visible. Las ofertas disponibles en la web se redirigen de una página a otra, al mismo tiempo que trabajadores de Groupalia han pasado a trabajar en Letsbonus.

Fuentes cercanas a la empresa aseguran que esta decisión se produjo después del presunto traslado "forzoso" de las oficinas, cuando muchos empleados pasaron a trabajar a un coworking de bajo coste. "Se ofreció como salida dejar Groupalia voluntariamente y firmar por Letsbonus a cambio de un contrato con peores condiciones", añade uno de los casos cercanos al conflicto. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad