Los recortes de los Daurella para dominar la embotelladora única de Coca-Cola

stop

Cobega absorbe empresas propias para unificar su estructura y se niega a actualizar el IPC a los trabajadores para agrandar el músculo financiero que le permita dominar la concesionaria unificada que Coca-Cola exige para España, Portugal y Andorra

Planta de Cobega en Palma de Mallorca

08 de julio de 2012 (23:14 CET)

La dinastía Daurella, dueños y señores de Cobega, la principal embotelladora de Coca-Cola en España y que distribuye en Catalunya, Aragón, Baleares y Canarias, se encuentran en la cúspide de los recortes internos. No se trata de disminuir déficit, ya que la compañía ha registrado el año pasado unos beneficios de 75 millones de euros, un 25% más que el año anterior, según fuentes cercanas a la empresa, sino de unificar y simplicar la estructura para convertirse en la dominante en la embotelladora única de Coca-Cola que operará a partir de septiembre.

La reestructuración de Cobega ha comenzado con la absorción de la empresa Exalba, que explotaba una manantial para la comercialización de agua embotellada. La fusión, que en principio se llevó a cabo sin afectación de puestos de trabajo, está encaminada a unificar los activos de Cobega en el negocio embotellador.

Coca-Cola advirtió el año pasado a las siete embotelladoras regionales que deberían fusionarse en una de cara a la próxima renovación del contrato de la marca por, al menos, 10 años.

Conflicto salarial

Cobega, la primera embotelladora de Coca-Cola en España por antigüedad y facturación y accionista de otras embotelladoras regionales como la madrileña Casbega, ha puesto sobre la mesa casi todos sus activos en el negocio para lograr una mayoría en la nueva empresa.

Con vistas a esas negociaciones, Cobega pidió el año pasado a la plantilla un esfuerzo porque la compañía catalana requería fortalecer su músculo financiero para afrontar el proceso de fusión. El año pasado, ofreció un aumento de sueldos del 1%, por debajo del IPC, y este año sólo ha propuesto un 0,7%, una cifra muy inferior a la que marcan las aspiraciones de los 1.400 trabajadores que no quieren seguir perdiendo poder adquisitivo.

La empresa se niega a aumentar los sueldos en función del IPC, por lo que los sindicatos están realizando jornadas de protesta en los principales centros laborales de la compañía.

Dos finalistas

Con el plan de ahorro y reestructuración, Cobega está muy bien encaminada cara a la fusión. La empresa cerró hace pocas semanas la compra de la embotelladora gallega Begano. Con esta operación, sólo le hace sombra Colebega, la embotelladora de la región de Levante que adquirió recientemente Rendelsur, que distribuye en Andalucía y Extremadura. Los propietarios de Colebega, la familia Gómez-Trenor, también controlan la embotelladora Asturbega.

Si finalmente los Daurella logran imponerse en el proceso de fusión, se harían con uno de los mercados de Coca-Cola más fuertes en Europa y les permitiría alcanzar la expansión a otros países.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad