Los sindicatos del metal exigen a UPM y Pimec que pongan fin a su guerra patronal

stop

CONVENIO

18 de marzo de 2013 (20:57 CET)

La guerra por la representatividad entre Pimec y la Unió Patronal Metal·lúrgica (UPM) ha cansado a los representantes de los trabajadores, UGT y CCOO. Los sindicatos ven como se les acaba el tiempo para negociar el marco normativo del convenio catalán del sector, el primero que existirá en este sentido y que afectará a 220.000 trabajadores. En el caso de que no consigan el objetivo, han decidido cubrirse las espaldas. Este lunes han emplazado a ambas patronales a reunirse el próximo cuatro de abril en la sede de CCOO de Catalunya.

Las federaciones del metal de ambos sindicatos han tomado esta decisión tras la reunión convocada por el mediador de la Generalitat. Se trata del propio número dos de la conselleria de Empresa i Ocupació, Ramon Bonastre. Este lunes fijó un encuentro en la secretaria de Ocupació, situada en la calle Sepúlveda de Barcelona. Pero UPM decidió levantarse de la mesa al ver que Pimec también participaba.

Propuesta de calendario

Según los propios participantes, Bonastre hizo la convocatoria “de tapadillo”, ya que no indicó quién acudiría en el encuentro. La UPM, adscrita a Foment del Treball, acudió con una propuesta de calendario de reuniones bajo el brazo. Su delegación llegó a la calle Sepúlveda, vió a los representantes de Pimec, entregó a Bonastre el documento y abandonó el edificio.

Fuentes de Pimec señalan a la patronal presidida por Josep Maria Pujol como la responsable del enquiste de la negociación del convenio. Recuerdan que ellos sí que tienen voluntad de aproximar posiciones y que no son los que salieron de la reunión de este lunes. Aunque, inicialmente, no formaban parte de la comisión negociadora que UGT, CCOO y la Unió Metal·lúrgica de Catalunya (UMC, controlada por la UPM), establecieron a finales de febrero de 2012. La negociación del convenio se paró en ese momento por la crisis institucional en el seno de la UPM que terminó con su ex presidente, Antoni Marsal, imputado por supuestamente haberla saqueado.

Huelga sectorial en mayo

Los sindicalistas amenazan “con un paro en el sector en mayo” si no se empieza a avanzar en el convenio, en palabras del secretario general de la federación del metal de CCOO, Javier Pacheco. Desde UGT, José Antonio Pasadas recuerda que en julio “el convenio de Lleida decae” y que dos meses después ocurrirá lo mismo con el marco normativo de las provincias de Barcelona y Tarragona. Como no existe ningún convenio estatal en este sentido “se pone en riesgo a todo el sector”, añade Pacheco. La única referencia que se tendría es el propio Estatuto de los Trabajadores.

En este supuesto, las empresas deberían aprobar sus propios convenios. Sin un marco específico, el representante de CCOO en la negociación augura una alta conflictividad laboral por la naturaleza del tejido empresarial del metal, en el que predominan las microempresas. Sobre todo a la hora de distribuir jornadas o marcar categorías laborales. “¿Este conflicto [de representatividad] es una excusa de la patronal para bloquear la negociación colectiva?”, pregunta Pacheco.

“Los sindicatos nos reconocemos mutuamente, las patronales tienen que hacer ya lo mismo”, reclama Pasadas. Los representantes de los trabajadores son claros, apelan a la responsabilidad de UPM y Pimec para desbloquear la negociación cuanto antes mejor y evitar tanto la huelga como nuevos conflictos laborales en las industrias del metal de Catalunya.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad