Mariona Carulla no tiene rival en el Orfeó Català. En la imagen aparece en el centro en compañía del resto de miembros de la junta de la entidad cultural catalana. /ORFEÓ CATALÀ

La contestación a Mariona Carulla se dispara sin echarla aún del poder

stop

Mariona Carulla inicia su último mandato al frente del Orfeó Català al imponerse en unas elecciones sin ríval y con el apoyo de menos del 20% del censo

Josep Maria Casas

Economía Digital

Mariona Carulla no tiene rival en el Orfeó Català. En la imagen aparece en el centro en compañía del resto de miembros de la junta de la entidad cultural catalana. /ORFEÓ CATALÀ

Barcelona, 27 de junio de 2018 (19:08 CET)

Mariona Carulla, miembro destacado de la familia propietaria de Agrolimen, inicia su tercer y último mandato al frente del Orfeó Català. Se ha impuesto de manera sucesiva en tres elecciones, aunque en las dos últimas no ha tenido ningún rival que le disputase la presidencia.

En cada elección, ha descendido el número de votantes (del 51,7% de 2010 al 19,4% de este martes respecto al número de socios) y, curiosamente, se han disparado los votos nulos.

Fuentes de la institución atribuyen los votos nulos a una cierta “contestación interna”, si bien los críticos han sido incapaces de articular una alternativa.

En estas elecciones, se emitieron 385 votos, de los que 330 fueron para Carulla, tres en blanco y 52 se declararon nulos. Según la memoria de 2016, la última que se ha hecho pública, el Orfeó Català cuenta con 1.982 socios. Votaron menos del 20%.

Carulla, de 74 años, anunció que este sería su último mandato. Preside la asociación Orfeó Català desde 2010, si bien con anterioridad fue su vicepresidenta bajo la batura de Fèlix Millet.

En realidad, acabó sustituyendo al condenado Millet tanto en la asociación Orfeó Català como en la fundación del Palau de la  Música.

Tan sólo tuvo rival en las primeras elecciones, en las que se impuso a Enric Enrech, el actual presidente del Colegio Oficial de Agentes Comerciales de Cataluña. Desde entonces, nadie ha hecho sombra a Carulla.

El Orfeó Català se dedica al fomento del canto coral y es uno de los grandes referentes culturales catalanes. En 2017 registró unos ingresos de 15,1 millones de euros, casi un 30% más que un año antes.

En su mayor parte proceden del alquiler de instalaciones, subvenciones y patrocinios de grandes corporaciones.

La junta del Orfeó Català que preside Mariona Carulla pierde peso empresarial

En la junta que lidera Carulla hay tres nuevas incorporaciones: dos proceden del coro de cantantes y el tercero es Lluís Domènech Girbau, biznieto del célebre Lluís Domènech Montaner que diseño el edificio del Palau de la Música.

Sin embargo, la nueva junta pierde peso empresarial con la salida de Joan Oliveras Bagués, que está al frente de la joyería de lujo Bagués-Masriera; y Joaquim Uriach Torelló, presidente del grupo farmacéutico Uriach.

Se mantienen en la junta, entre otros, Joan Vallvé (exeurodiputado de Convergència y exconsejero del gobierno de Jordi Pujol) y Glòria Renom (exdiputada convergente), así como los empresarios Joan Manuel Soler (Quadis) o Joan Planes (Fluidra).

Carulla se opuso en su anterior mandato a que el Palau de la Música y el Orfeó Català formularan acusaciones contra Convergència en el caso Palau de la Música. La Audiencia de Barcelona condenó al partido como responsable civil subsidiario a título lucrativo. 

Hemeroteca

Caso Palau Carulla
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad