Panorámica de Mercabarna, el mercado mayorista de Barcelona. Desde este enero su presidente es el concejal Agustí Colom. /MERCABARNA
stop

Competencia abre un expediente sancionador al gremio de mayoristas de pescado de Mercabarna y la Sindicatura de Cuentas detecta contratos anómalos

Josep Maria Casas

Economía Digital

Panorámica de Mercabarna, el mercado mayorista de Barcelona. Desde este enero su presidente es el concejal Agustí Colom. /MERCABARNA

Barcelona, 29 de enero de 2018 (04:55 CET)

Al gremio de mayoristas del mercado central de pescado de Mercabarna no se le multiplican los peces, sino los problemas legales. Con pocos días de diferencia, la Autoridad Catalana de la Competencia (ACCO) les ha abierto un expediente sancionador y la Sindicatura de Cuentas ha detectado que se han concedido autorizaciones administrativas a algunas paradas que van más allá del periodo máximo de cincuenta años.

El mercado central del pescado sufrió un golpe en su reputación cuando Hacienda lanzó una gran operación hace tres años contra el fraude fiscal. Más de un centenar de técnicos de la Agencia Tributaria acompañados por mossos d’esquadra registraron una veintena de puestos y sus oficinas. Investigaban las ventas en negro de una parte significativa del pescado que comercializaban.

Ahora la Autoridad Catalana de la Competencia ha abierto un expediente sancionador contra el gremio de mayoristas por una supuesta “uniformización injustificada de las condiciones comerciales” que exigen a los minoristas, que son las pescaderías que les compran el genero.

Las pescaderías denunciaron ante la ACCO que el gremio de mayoristas les obligaba a depositar 6.000 euros, en el caso de autónomos, o 18.000 euros, si eran empresas, como garantía para venderles pescado. Estos importes se depositan en la caja general de Mercabarna. Las pescaderías pagan el genero semanalmente, pero, a pesar de ello, los mayoristas exigen estos depósitos.

Fuentes de los minoristas indican que los depósitos son un “límite a la competencia” y que para los autónomos o empresas que empiecen en el negocio puede suponer un freno. La ACCO debe pronunciarse al respecto en un plazo de dieciocho meses.

Desde el gremio de pescaderías se acusó tiempo atrás  a los mayoristas de manipular el peso de las cajas de pescado. Esto provocó un conflicto entre ambos.

Mercabarna autorizó concesiones a paradas más allá de los 50 años de plazo máximo

La Sindicatura de Comptes de Catalunya tabién ha detectado supuestas irregularidades en las paradas del mercado central del pescado de Mercabarna. Según el informe de fiscalización del ejercicio de 2014, que recientemente se ha hecho público, algunas paradas de pescado superan el periodo máximo de concesión que es de cincuenta años

Concretamente, en 20 de las 94 paradas del mercado central del pescado se supera el periodo máximo de autorización, aunque sólo sea entre dos y cuatro años.

Esta situación también se da en el mercado central de frutas y hortalizas. En 33 de las 441 paradas se han concedido autorizaciones más allá del plazo máximo de cincuenta años (incluidas prórrogas), que van entre uno y dieciséis años.

Mercabarna es una empresa pública participada por Barcelona de Serveis Municipals (50,69%), Mercasa (36,79%) y el Consell Comarcal del Barcelonpes (12,16%). Desde este enero su presidente es el concejal del Ayuntamiento de Barcelona Agustí Colom.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad