Naturgy pide a los reguladores fomentar una relación fluida entre ambos actores para crear seguridad para el largo plazo

Naturgy ajusta gastos e inversiones para cumplir con los fondos

stop

La compañía que preside Francisco Reynés ahorra 380 millones en 2019 y exprime su política de eficiencias para gastar menos este año

Xavier Alegret

Economía Digital

Naturgy pide a los reguladores fomentar una relación fluida entre ambos actores para crear seguridad para el largo plazo

Madrid, 06 de febrero de 2020 (04:55 CET)

Naturgy pagó el año pasado 1,37 euros por acción de dividendo y este 2020 prevé remunerar a sus accionistas con 1,44 euros por acción. Eso significa desembolsar unos 1.400 millones, aproximadamente su beneficio de todo el año. Para estar a la altura de este exigente objetivo, que es el compromiso de Francisco Reynés con los fondos de inversión que depositaron su confianza en él —GIP y CVC— y con el resto de accionistas, ha exprimido su política de eficiencias, y lo hará todavía más, a la vez que ha reducido las inversiones.

Reynés dejó claro en la presentación de resultados de este miércoles que 2019 fue un año difícil para el sector energético, especialmente para el gas: “En 2019 el entorno energético se fue deteriorando paulatinamente y 2020 está siendo incluso peor”. El presidente de Naturgy se quejó especialmente del precio del gas y lo comparó con el del petróleo, respecto al cual bajó un 38% el pasado año.

El descenso de precios y el entorno energético difícil, que se tornará peor el próximo año con el recorte de la retribución de las redes de gas por parte de la CNMC, se vieron reflejados en una caída de 1.300 millones en la facturación de la energética. La cifra de negocio de Naturgy en 2019 fue de 23.035 millones de euros, el 5,4% menos.

Naturgy invirtió un 35% menos en crecimiento para asegurar un beneficio que permita cumplir con los dividendos prometidos

Para convertir unos ingresos inferiores en un ebitda al alza —subió el 13,5%, hasta los 4.562 millones— y en un beneficio de 1.401 millones, la empresa controlada por La Caixa, GIP y CVC siguió perfeccionando su plan de eficiencia. “Nosotros hemos seguido haciendo nuestro trabajo interno”, dijo Reynés, que cifró en 380 millones el recorte de gastos reportado por la política de ahorro.

Naturgy redujo en 263 millones los gastos ordinarios, hasta los 1.116 millones, y en 96 millones los gastos de personal, hasta los 1.029 millones. La energética catalana tiene abierto un plan de salidas voluntarias y prejubilaciones al que puede acogerse cualquier empleado y al que, el año pasado, se apuntaron más de 2.000 personas. Pero teniendo en cuenta incorporaciones, especialmente en Brasil y Chile por la construcción de nuevas plantas, la plantilla de Naturgy se redujo en 853 personas. Trabajan en el grupo 11.847 personas.

Los recortes no se van a quedar aquí. Reynés hizo un llamamiento a su equipo a huir de la autocomplacencia y aseguró que “en eficiencias, siempre puede hacerse mejor; ser más eficiente es una ventaja competitiva”. Eso sí, con líneas rojas, que son mantener un buen servicio al cliente, realizar en adecuado mantenimiento de las instalaciones que gestiona y realizar las inversiones necesarias.

En este último capítulo, el de las inversiones, lo cierto es que los recortes han sido muy significativos. Las que se destinan al mantenimiento se redujeron el 7,3%, hasta los 633 millones (50 millones menos), pero el gran hachazo se lo llevaron las inversiones en crecimiento, que se redujeron en cerca de 600 millones (el 35,8%), hasta los 1.052 millones de euros. Naturgy destacó que el 60% de las inversiones se destinaron a crecer en renovables, especialmente en España, Australia y Chile.

El recorte en las redes en España

Una parte del recorte de gastos e inversiones se lo llevó el negocio de redes de gas en España. El anuncio, en verano, por parte de la CNMC de un hachazo de hasta el 20% a la distribución de gas puso a la compañía catalana, que representa el 60% del sector, a la defensiva. Como reacción inmediata, congeló las nuevas inversiones en esta área. En el conjunto de 2019, la reducción fue del 39%, de 194 millones a 119 millones.

A nivel de plantilla, Nedgia, la filial de redes en España de Naturgy, también ahorró, pasando de 118 a 98 millones. Aunque decidió mandar a casa a parte de su plantilla de 300 personas como respuesta al recorte de la CNMC —todavía no ejecutado— y al parón de las inversiones, se trataba de un permiso retribuido, por lo que el ahorro viene por una disminución de la plantilla por empleados que se han acogido a los planes de bajas del grupo.

Si los recortes seguirán en todo Naturgy, en Nedgia indudablemente también será así. Reynés no quiso concretarlo a falta de conocer la reducción de la retribución que apruebe la CNMC, pero sí dijo que reduciría las inversiones para que sean rentables, mientras que la plantilla se “redimensionará” para adaptarla a esta realidad.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad